viernes, 10 de mayo de 2013

De Testigo el Mundo entero..

Esta es la diputada que golpeó salvajemente a María Corina Machado y que  trató de negarlo con supuestas denuncias que fueron ignoradas por los médicos que la examinaron en la Clínica Atias. Es una imagen de una mujer que dice por sí sola, sin ayuda de nadie,  de lo que puede ser capaz, de una  agresividad  obvia  que la hace, frente a la agredida, obviamente rechazable.

La verdad es que en esta foto, con el “collarín”  con el que pretendía cambiar la historia, se ve abiertamente que  no necesita de una “manopla” para tumbar a cualquiera, es más, con esas agresivas  “Lolas”,   como dirían los españoles,  puede empujar a toda la bancada.

Su rostro merece ser recordado. No sólo por el ataque brutal que ha dado la vuelta al mundo, sino por lo que significa para el momento político que vivimos en el que lo humano, en  la consideración al otro venezolano, el odio  y la violencia cuentan con la permisología   perversa de un liderazgo que  asumió  lo peor del venezolano como práctica cotidiana.
Todos vimos  como Carreño, de prontuario vergonzoso en las Fuerzas Armadas, hacía señas  ordenando el ataque de aquellos gorilas que con chaqueta tricolor saltaron sobre la bancada de oposición por una pancarta reclamando su derecho a palabra. 
A  lo mejor la diputada  obedecía órdenes tambíen. Es la maldad tras el hecho. Eso que apuntala el poder sobre bases de terror.
No se puede creer en dialogar sobre esta estructura inmoral, mentirosa. Eso lo ha entendido el País. Cada vez que Maduro invita a  personajes internacionales a  “homenajear” al difunto, uno se pregunta: ¿“y en ese féretro cerrado, apostado sobre una flor rodeado de muñecos uniformados, está o no está”?
Esta trama  obscura, inconclusa en la ilegitimidad y el engaño, que  comenzó  en el infinito de la ambición y la mentira, qué más le falta por enseñar?  No se puede bajar la guardia en esta lucha que  se hace muy dura  en la desventaja de la inmoralidad instalada en el absoluto poder.. La atacante  de María Corina  no pudo calzar los zapatos de Lina Ron....Porque ya ni es el momento ni es la misma Venezuela ni  creemos en “cuentos del gallo pelón”.
María Corina es la Venezuela de hoy, como lo es la Jueza Afiuni, y la madre del Gral. Antonio Rivero, y la Rectora García Arocha y Bony SImonovis, y  Yahaira Forero, y como lo fue aquella madre asesinada por el hijo que ofrecía su vida como sacrificio “para salvar “ al enfermo que   se debatía en Cuba en una agonía teatral y macabra. Y  estos casi ocho millones que  votamos y ganamos con Henrique Capriles Radonski . Hay que limpiar el camino desde el alma misma de Venezuela! Las imágenes del hecho brutal de la Asamblea Nacional condenan sin atenuante.... ¡de testigo el mundo entero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES