sábado, 19 de abril de 2014

La GN recibió al Nazareno, como solo ellos saben hacerlo, con Gases Lacrimogenos.

Recuerdan aquel teatral  monólogo del difunto Hugo Chávez con el Nazareno., suplicándole  por sus cruces, sus clavos, su sangre   que con gusto llevaría por su propia vida? 

Uno lo veía en aquel sobre actuado espectáculo irrespetuoso y llorón y se preguntaba hasta cuando  esta Venezuela conducida por la enfermiza   histeria, por la obsesión  de poder de una mente virulenta y vengativa, iba a aguantar. Y así, paso a paso y conducidos por el  dueño de almas y tierras, hemos entregado fuerzas, esperanzas  y  seres queridos  urgidos de sobrevivir en la impotencia y la perversidad. 

El Nazareno recibió hoy en CHACAO lo que esta Venezuela de lucha y pesares recibe cada día desde ese Día de la Juventud que nuestros estudiantes salieron a las calles a rechazar  la fuerza bruta de colectivos y  guardias nacionales: porque arremetieron contra ellos sin piedad alguna por los seres humanos que entregados a la fé en un día tan íntimo de súplicas y  anhelos, de buscar la ayuda   que nadie debería lastimar. Más allá de los “derechos humanos” cacareados y violentados cuando les da la gana al “cartel de Miraflores” están los espirituales que alimentan el alma. 

Todavía a mis 80 y pico, nada alivia tanto la angustia por el horror  de  esta desproporcionada lucha, por esa tenaza que te cierra la garganta ante la muchacha arrastrada por miserables armados, el muchacho golpeado, la inquietud con cada desaparecido que en manos de esta jauría comandada desde el ilegítimo poder, puede ser violado, torturado, o asesinado, que un “Angel de la Guarda” aprendido  de mi abuela y compartido con mi hermana y mi madre.  A tu “angel” Maduro o Diosdado o Jaua, no lo pueden  comprar. Ni convencer con pactos obscuros o dádivas que  compran la conciencia del ignorante. 

Los GN que dispararon gases al Nazareno, que  atentaron contra  sus fieles, tienen ya una deuda más que en la lista desgarradora no tenían….Y se la van a cobrar!

sábado, 12 de abril de 2014

La reunión o el diálogo!




Esa mujer  es Venezuela. Y esa es la Guardia Nacional que le dispara por la espalda.

Que no la quieren ver. Pero que  vió la mismísima Venezuela   desde el inicio de diálogo  entre el régimen y la oposición y también el mundo a través de testimonios espantosos, trágicos, sangrientos, expuesta por los partidos políticos frente a los  oficialistas comandados por Maduro, un Maduro singularmente serio, como impactado por las exposiciones de cada  opositor que hablaba  por la MUD, organizados y bien informados sobre la realidad que este régimen se niega a aceptar en su más obvio fracaso en cualquier rama que se le confronte. Ramón Guillermo Aveledo, sobrio, especifico, inició la exposición de esta Venezuela que nunca pudieron rebatir .
Pero como todo en este “gobierno”, todo ha sido  misterioso, bajo sombras, sin hacerlo compartir por la atención pública. Y por eso se complicaron ellos mismos. Parecían  improvisados,  perdidos.  Arreaza, quien hacía de presentador, buscaba como  llenar vacíos sin lograrlo, Diosdado rugía contenido de la rabia, Jorge Rodríguez reía estúpidamente, Aristóbulo estaba consciente que   aquello era una imagen perdedora,  el “tupamaro” miembro del gobierno, pidiendo el premio nobel de la Paz para un Maduro  que parecía en schock ante   lo que escuchaba y veía.
Andrés Velázquez  puso en duda, desde allí, que se llegara a algo. El próximo martes será el otro encuentro  cuando ya las solicitudes, para no escribir lo que el régimen no quiere leer, EXIGENCIAS, tienen que tener repuestas. Pondrá la situación   a Maduro en su más difícil  momento: entender que no se puede seguir  el guión que le escriben  los suyos, que hay otra Venezuela que leer, que considerar. Que aceptar. O volver a la arrogancia  de un poder que  si no se administra  con verdadera justicia,  con respeto humano y  con integridad, lo enterrará en la mas pantanosa  página de esta Historia que   hoy escribimos.
Esa mujer  es Venezuela. Y esa es la Guardia Nacional que le dispara por la espalda.


sábado, 5 de abril de 2014

A Gustavo Rodríguez ......

Gustavo Rodríguez  era mi amigo. Nos queríamos, nos respetábamos  y nos hacía felices vernos.  Estuvimos muy cerca durante mis años de TV, y era muy frecuente protagonista en las cosas que yo hacía, sobretodo en programas  históricos, o  en las “remotas”  cuando  había cabida para  un actor que diera fuerza a los personajes involucrados.
Una vez, en Carúpano, su figura solitaria frente al mar, en un amanecer especialmente triste, llenaba la pantalla con su mirada y su voz con el “Canto del amor viajero” de Andrés Eloy y otra vez, intenso, vigoroso, era la voz digna del Job Pim   arrastrado por los grillos pesados de la dictadura Gomencista y otra vez, en el helado teleférico merideño. Abrazados y emocionados ante el paisaje y  nuestro amor por Venezuela,  compartíamos un momento de su historia. Y estaba también el Gustavo cercano, íntimo, que me consolaba o regañaba según mis crisis , y el compañero que compartía sueños.
Una vez, en mi  entrevista imaginaria a Bolívar, alguno lo llamó para  que se pusiera en contacto conmigo. Lo primero que me dijo fue: “Tú no puedes hacernos eso ni a Bolívar ni a mí. Mi momento de protagonizarlo pasó…..”. Trabajamos juntos con ese entendimiento claro de  lo que teníamos, esa fortuna de   hacer lo que nos apasionaba hacer.
Una vez me salvó la vida: yo terminaba una relación traumática con uno de esos seres que jamás repetirías, y Gustavo, que era su amigo también,  estaba preocupado y de mi lado. Llegó a mi apartamento en un piso 19 y  cuando desde el balcón me montaba en un sillón para arreglar una cortina, expuesta al vacío, entraba Gustavo y el sillón se rodaba….Me alcanzó, aferrándose a mi cuerpo. Lo primero que le pasó por la cabeza   fue que yo me  quería tirar. Yo estaba abrazada a él, aterrorizada.  Lo que podía haber pasado  nos asusto a los dos.  Y nos costó ¡Te imaginas lo importante que se iba a sentir ese  tipo”    Por mucho tiempo luché contra esa imagen  que desvirtuaría   la personalidad ganada frente a la pasión que era y es  Venezuela. Yo temblaba…  
Esa fragilidad del ser humano ante  la misma vida lo colocó a él providencialmente allí. Por mucho tiempo nos encontrábamos y nos abrazábamos sin hablar.
Al  actor, ese  camino lleno de retos y triunfos, de desvelos y aplausos, le quedó corto.  Pero Gustavo  se despidió   con la elegancia  y la fuerza   para bajar el telón con la actuación más  dolorosa y brillante de su  carrera. Sobrio, Gustavo  se obligó en su carácter de gran actor, al más importante y exigente papel de su vida.
Yo valoro su  presencia en mi vida y lo extraño aunque nos viéramos ya tan poco! A los suyos mi abrazo  fuerte, sentido.
 


jueves, 3 de abril de 2014

¡Venezuela preñada de Libertad!

 

Habían, hay y habrán muchas imágenes para detenerse en el doloroso camino de esta lucha desigual, desgarradora y vital. Pero era imposible no detenerse en esta no sólo por su creatividad sino por el sentimiento inmediato que provoca. Felicito de todo corazón a su autor, autora o grupo creativo. Está realizado sobre la tierra madre….la patria húmeda de lágrimas, tantas veces pintada de sangre, tantas veces lavada, sitio seguro para  caer, herido, muerto, torturado. En posición fetal, allí, en el cuerpo seguro de la madre, cubierto con la bandera en la que un loco colocó otra estrella  tantas veces planificada para que Cuba  estuviera allí inventando  entonces una Provincia porque  finalmente no se atrevió. Siguen matando….Siguen engrosando la lista que les esperará en La Haya.
Siguen actuando canallamente, como si no tuvieran  a quien rendir cuentas y en una conducta  indecente y cruel, corruptos y depredadores de almas y cuerpos.
Creen que los cerros no bajan porque los aplauden. Allí están los “gozones” de siempre, los mismos que con armas regaladas y permitidas por el mismo gobierno de prontuarios, aterrorizan y asesinan, están los ignorantes contaminados de esta corrupción viral, pero también está la Venezuela  que llora los muertos, compadece deudos, llora injusticias y espera…..
Esa Venezuela que no se atreve a bajar para concentrarse o tratar de ver a Simonovis o Leopoldo, pero rezan por Venezuela y por ellos. Más allá de la crueldad de  Diosdado con su “echonería” barata, del “endiosamiento” del Maduro o la hipócrita   fisonomía del perfecto  Vielma Mora, o la feroz  e íntima obscuridad de  Aristóbulo, más allá de los gorilas  de los colectivos y la GN , escuadrones de exterminio, está esa “Madre Venezuela”. 
Quieren  matarla para   acabar con la vida del hijo. El hijo se aferra al cuerpo de ella. Dependen, para respirar, uno del otro.
Venezuela no puede, jamás, vivir sin Libertad.


martes, 1 de abril de 2014

Venezuela libre


“Si la tiranía se opone… Lucharemos contra ella Y la haremos que nos obedezca”
 
Fundamentar cualquier discurso sobre frases de Bolívar nos ha rebotado en el rostro una verdad dolorosa: a Bolívar lo asumen igualmente déspotas o héroes impunemente. Cambiar en esta frase “Naturaleza por “dictadura” es una responsabilidad personal mía que asumo plenamente. Porque si alguno sabe cuanta verdad hay en ello, es el propio libertador que ve, sabe y siente lo que Venezuela está viviendo. En mis imaginarias entrevistas, la primera de las cuales protagonizó José Ignacio Cabrujas en Radio Caracas Televisión, hice un trabajo de profundo respeto que me permite estar en paz con su figura. Ese día del jueves Santo de 1812, un 26 de marzo, Bolívar había llegado corriendo a la Plaza de San Jacinto:
“En mangas de camisa porque acababa de dormir la siesta…por cierto que no encontré otra cosa que un lamentable hacinamiento de ruinas. En el acto me puse a la obra de salvar víctimas, encaramándome sobre los escombros y gateando a los sitios de donde salían quejidos o voces de auxilio. Me hallaba en esa tarea cuando di de manos a boca con el “españolizante” José Domingo Díaz, que no hace más que verme y comentar con su acostumbrada sorna:
“¿Qué tal Bolívar? Parece que la Naturaleza se pone del lado de los españoles”…
“-Si se opone la Naturaleza, lucharemos contra ella y la haremos que nos obedezca”…
Le respondí iracundo.”
Hoy Venezuela no vive un movimiento catastrófico de tierra…pero si de alma. Porque el dolor intenso por las pérdidas humanas duelen lo mismo bajo escombros que bajo el también despiadado ataque de las armas, sobretodo, en manos de sus propios conciudadanos envilecidos por órdenes de un militarismo obscenamente servil y deshumanizado.
Hoy 26 de marzo caminamos sobre calles que se han ensangrentado, de un lugar a otro de nuestra dilatada tierra, con la sangre de niños, jóvenes, mujeres y ancianos sin compasión, sólo por exigir respeto a derechos y vidas. EL despotismo amenazante de fuerzas públicas armadas, de uniformados y seres obscuros cubriéndose los rostros para no ser reconocidos por sus víctimas y familiares, los hogares allanados, destrozadas sus puertas, los desaparecidos que no se vuelven a encontrar sino muertos, los que mueren y no aparecerán,, hacen temblar de impotencia y dolor el alma destrozada de Venezuela. Cada día la “sorna” que el Libertador reconocía en la figura y la voz del “españolizante” José Domínguez Díaz y que provocó ese reto a la “Naturaleza” lo escuchamos nosotros de la tiranía…Y como el caraqueño Bolívar, no un hombre, sino millones mueven la tierra con pasos de libertad….Por momentos, la tierra trata de frenarlos en su angustia…pero es la misma fuerza que renace una y otra vez en la humedad de lágrimas y sangre, inquieta, tras la misma huella y la misma pasión.:
¡Una Venezuela libre!
 


jueves, 27 de marzo de 2014

Unasur es un nido de cómplices

¿Esto es lo que Maduro felicita? ¿Este atropello?
Y Unasur llegó…Será simplemente una Comisión Chavista, el mismo grupito que viene a “conformar” las elecciones que dan por triunfador al chavismo, el que  comprometido hasta los “tuétanos” con la “chequera petrolera” no va más allá de sus narices a las que nunca llega el olor de  gases ni de pólvora o de lo que sea que carguen ahora las avanzadas armas chinas, rusas, libias….?
Y con la Comisión de Unasur, no desde el Sur mismo de Evo y Cristina, sino desde aquí al ladito mismo del Caribe, liberados por el mismo hombre,  la Canciller Maria Ángela Holguín, quien desde su llegada dejó “muy claro” lo que espera de esa reunión. Que no es otra, que una “facilita”: porque la intención de Unasur  es que se adopte una solución democrática para el País”. Anjá….! Y  cómo se puede lograr eso…? Suena muy fácil…” Se espera que este “esfuerzo” de los Cancilleres de Unasur contribuya a poner fin a la violencia y a generar un clima propicio al diálogo de Venezuela”.-
Por el gobierno, además de los  mediocres de siempre, se reunirán también con dos “eruditos” políticos: Maduro, que cuelga de una hojita, y Arreaza. Yo no sé…pero esto no se lo cree nadie Mientras estaban reunidos , a Madurón se le salió esa acomplejada amargura de la “diferencia de clases” y “los apellidos”, que  no lo abandonan un segundo. Volvió con los “HIJITOS” de papá y mamá, los “burguesitos” que  lo acosan hasta  cuando “duerme como un bebé”.
Unasur es un nido de cómplices. Se necesitaría que alguno de ellos, ante cualquier evidencia (que hay miles) de los heridos , desaparecidos, presos, muertos, de las asesinas guardias nacionales pegándole a mujeres , las denuncias de torturas comprobadas, las amenazas de violación, los rociados   con gasolina, las madres de las víctimas, los saqueos en los hogares allanados, los disparos a los edificios, en fín, eso que este régimen permite  y soporta la gente, les llegara a uno de ellos al corazón …porque se supone que todos tienen corazón y familias. Que ponga a su hijo por un segundo en el lugar del muchacho Carrasco a quien violaron analmente con un fusil…a ver si  “corazón mata chequera”. O que  sea su mujer, su hermana, esta venezolana que un Guardia Nacional felicitada por Maduro por “actuar correctamente” es rociada por gas en la cara. A ver si alguna fibra  de sus cuerpos se humaniza.
“Santificada” por su Presidente, la canciller, que parece siempre que va a hacer la primera comunión, pide lo imposible. Sobre la mentira, la crueldad y el servilismo es bien difícil  llegar a algo que no sea más mentira, más crueldad y más  servilismo. Los miles de miles de millones que cobrarán Dilma y Cristina  en alimentos creen que   harán a esas mujeres  más sensibles ante lo que vive Venezuela?


sábado, 22 de marzo de 2014

Somos la misma piel

Porque  creen que lo de los Derechos Humanos lo podrán solucionar con  $$$$$$ o con petróleo o con  el servilismo  de quienes todavía  no despiertan del encanto de una ideología  que no tiene nada que ver con ellos ni con este “socialismo del siglo XXI”, que como las “misiones” y los ministerios encontraban en la creatividad  del “difunto” la mediocre cursilería que le era característica.

Maduro no tiene la más mínima idea. Lanza al mundo sus discursos, manipulando hechos que ya no aguantan el peso de la verdad: “28 muertes de las 29 ocurridas son imputables a la derecha. Nosotros actuamos correctamente en el uso de la fuerza pública”. Y no entiende porque no responden a su convocatoria “de paz y de respeto”. ¿Quién le cree? A Diosdado un periodista chileno le informa sobre las agresiones sufridas, y cuando sabe que es chileno, Diosdado, el “mediador” entre Estados Unidos y Venezuela, le contesta: “Hemos visto como se reprime en Chile, no nos van a “echar cuentos”…Y precisamente es de Chile, hoy otra vez en manos de una presidente comunista, que las páginas de los Derechos Humanos cuentan el caso de Pinochet.

Hoy, es muy difícil, aún con la represión sangrienta a ciudadanos y medios, ocultar esta realidad brutal. Y los venezolanos que conforman esta resistencia los que sufren secuestros, heridas espantosas, torturas inimaginables, destrozos y muertes; así como también sus familiares que se quedan con el corazón en la mano rezando para que regresen, están listos para ayudar.

Celulares, cámaras, hasta dibujos hechos en el fragor de los hechos. Uno se angustia porque no cree que haya organización, pero allí siguen, indetenibles. Pero Venezuela sigue sufriendo ese mal terrible que la caracteriza y que unida a la ignorancia, conforma una personalidad difícil y hasta lastimera: ¿Conformismo? ¿Comodidad? ¿Indolencia? Todo se traduce, muy dolorosamente, en “falta” de un montón de cosas como la solidaridad, la fe, el entusiasmo, la perseverancia. Porque lo que hoy se necesita es todo eso junto.

Hemos sufrido tantos años de irrespeto, de salvajismo, hemos sido obligados espectadores de otra Venezuela vengativa y cruel. Y necesitamos todo lo que no tenemos para ser lo que Venezuela necesita hoy. No podemos desoírla. Allí están los estudiantes, despertando, luchando por un destino nacional de paz, progreso y convivencia que debe obligar a los indiferentes a unirse a estas fuerzas de ideas y valor. Donde ganan la cobardía y la conformidad prosperan la obediencia y el abuso. No nos está permitido ser indiferentes con el otro venezolano que lucha por nosotros rescatándose a sí mismo de ser espectador para convertirse otra vez en creador de su propio destino.

Cada venezolano caído tiene que humedecer nuestros ojos. Enlutar nuestro corazón. Cada tortura sentirla propia.

Columna original para Analitica.com