jueves, 20 de febrero de 2014

Ya ni siquiera el “pajarito” le pía….

Esta sigue siendo la realidad Venezuela desarmada, pecho desnudo, contra militares protegiéndose con escudos y armados hasta los dientes, las cabezas incendiadas de odio y una  confusión agónica de la ignorancia que no puede defenderse. 
Uno está obligado a buscar,  encontrar y asumir la noticia, las horas pasan y la columna después de diez horas te lanza punzadas  avisándote que estás al límite, tu mente no logra   detener las imágenes que se repiten en desvelo  incontrolable  y en ese intento fallido de lograr una pausa en la angustia, de repente te duele la mano y entre el sueño que no llega y  las imágenes  que no se van, te sorprendes. Es nuevo el dolor. A los 82, no es raro. De repente, coordinas: yo escribo con un dedo, mi índice lleva toda la carga de teclear, recibiendo y enviando, escribiendo columnas y boletines…Es el alma la que intranquila, no se cansa. Ver a Madurón  en su  cinismo y provocación es una tortura que la reta. Ver a Diosdado es compartir ese sentimiento de asco y desconfianza que compartimos todos. La intención de torcer lo que pasa, con esa única voz permitida manipulando la realidad, es parte de  esta historia que escribimos. Pero esas imágenes y ese discurso    han llegado al mundo que  comienza a  hacerse sentir sin tapujos, la Venezuela ultrajada por la  corrupción y las botas está desnuda ante la opinión mundial. Argentina, Chile, Colombia, Costa  Rica, España, Canadá,  y otros se manifiestan, los cómplices que callan y apoyan se quedan al otro lado del mundo, serviles, indiferentes a sus mismos pueblos que  cuando  les hiera la piel la misma arma, cuando el silencio obligado de la opresión no les permita defenderse, reaccionaran exigiendo  lo que hoy exige Venezuela.
Ya abrieron expediente a CNN. Fernando del Rincón los tiene locos. Pero es Venezuela la que se escucha en la voz  de la libertad.
Ya ni siquiera el “pajarito” le pía….y...no le pía, porque él no lo deja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES