viernes, 14 de febrero de 2014

Se felicita al asesino, se publicita al que mata

Esta es Venezuela…sin otra voz que la del poder corrupto, viciado, tramposo.

El silencio forzado de la tiranía…pero más allá de ello, la perversidad  arrogante del perverso. Del ignorante. Del torpe.

Jactancioso y provocador en  su miedo y  mediocridad, este hombre que se tambalea apoyado en instituciones cómplices, comprometidas  en turbios manejos que  ya no pueden  ocultar engaños y  desatinos, que habla con pajaritos y miente todo el tiempo, asegura que una Venezuela mayoritaria lo apoya, insultando a la Venezuela bondadosa y   decente que llora seres queridos y se horroriza de  las bandas armadas y la indefensa condición del mismo pueblo que  es su sangre y es su historia.

Se felicita al asesino, se publicita al que mata, pero  en este silencio sepulcral de la libertad perdida, el corazón de Venezuela late angustiado  porque  siente, porque   late en el dolor  que se transmite por la piel.

Quince años  incitando al odio, a las diferencias y la venganza.

Contaminaron el espíritu de  un País que se tuteaba sin distingos y podía mirarse a los ojos sin quitar nada, compartiendo destino.

Como se atreve a hablar de “valores”, de adjudicarle a este  desgobierno de horror y  sangre, de engaños y  lágrimas virtudes y derechos violados cada segundo, cada minuto de su quehacer  miserable? Y con todo, Maduro guinda de una hojita….ya lo sabe. Los estudiantes llorando compañeros desaparecidos, presos, heridos o muertos, retan la barbarie y la burla a su identidad usurpada y manoseada.

El cinismo de   su  convocada “pacificación” en este momento duro de su   vida, avivó las manos en la cacerola que durante la cadena realizaba. Los tupamaros y los asesinos armados y encapuchados se mueven libremente disparando. Hasta que  los detenga   lo que ellos no tienen: el valor.

Sin armas, sin voz, sin  libertad, este pueblo detendrá  la arremetida voraz  de la cobardía  que se “pavonea”  ante la población opositora e indefensa, desarmada y desafiante

Ese rostro, esa sangre,  en su simbolismo  de crueldad y violencia, lo honraremos  con amor y con lealtad en la lucha por la Venezuela que nos espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES