jueves, 13 de febrero de 2014

Y se llenaron las calles de Venezuela….

Y se llenaron las calles de Venezuela…. Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Zulia, Valencia, Mérida, Caracas, Falcón. Región tras región, pancartas, banderas, consignas….y  esa necesidad de caminar hombro a hombro, codo a codo, con  la  solidaridad reclamando derechos y muertos…
Los ataques y heridos de días anteriores, los  uniformados armados hasta los dientes y los que   disparaban desde  grupos  oficialistas bendecidos con la perversidad y el viciado poder, no consiguieron que los venezolanos que llenaban las calles rechazando este horror, esto que  ejercen obscuramente como maldición, se  replegaran por el miedo.
Una juventud sin edad, con el impulso de una Venezuela que ya no puede más con tanto abuso y  tanta violencia,  retó balas, gases, tanquetas y botas. Mientras, el patético “ilegítimo” ante el mismo  público  incitado por el odio y el resentimiento, se perdía en referencias  fuera de tiempo, tratando de  llamar a una “radicalización” que de manera simplista y torpe calificó como propósito  y   meta. O sea, intransigencia, extremismo.
Ante una Venezuela desafiante, vigorosa, decidida, Diosdado sale con un programa que resume   lo que exigía hoy el  “heredero” sinuosamente: “con el mazo dando”. El poder duplica la mediocridad de  los mediocres. Ni una voz, ni una imagen salía de ningún espacio venezolano.
Pero Colombia, en una cobertura impecable, informa en vivo y en directo, dando paso a lo que sucedía interrumpiendo su misma programación. Las redes   en un dinamismo impactante  informaban sin parar… Los grupos oficialistas  armados  dispararon, los perdigones  y las balas que hirieron de gravedad a una persona. La marca del chavismo. La anarquía y el odio. Gracias, Colombia! Gracias, Venezuela amada!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES