jueves, 8 de agosto de 2013

Isa al día: ¡A respetar, Maduro! ¡El sindicalismo tiene dolientes!


Julieta mi hermana y yo, papá y mamá durante el exilio en Barranquilla en 1939.

Acababan de casarse. Ya nos habíamos “adoptado” Fue tan excelente padre como sindicalista.

Cuando en este país se habla de “sindicalismo” hay una lista inmensa de hombres valiosos que pueden darle peso específico al término y que han aportado a la clase trabajadora derechos considerables para permanecer inalterables en su historia de luchas. Los que les hemos conocido en referencias y vidas tenemos por supuesto que reaccionar cuando sufrimos una vez más las agresiones de mentiras y confabulaciones publicitando cosas inciertas de personajillos que usurpan méritos ajenos.


Yo no tengo que ir muy lejos para encontrar uno de ellos: mi padre, Alejandro Oropeza. Desde 1936 incorporado activamente a la lucha sindical y política después de sufrir, como tantos otros, trabajos en carreteras con enormes grillos, cárceles y persecuciones, funda, a los 25 años, la Asociación Nacional de Empleados Ande, milita en el Partido de Organización Venezolana Orve , promueve una campaña para implementar la semana laboral de 44 horas, por la Ley del Trabajo y una ley de protección a los trabajadores. Apresado y exilado regresa de Barranquilla donde fundó la Industria de sidra champañizada Pampero, y crea una cooperativa pesquera y una publicidad. En 1945 es nombrado Director del Banco Obrero, crea y preside la Corporación Venezolana de Fomento, eje de la economía nacional, apresado y exilado por la dictadura de Pérez Jiménez es designado por las Naciones Unidas Director de Asistencia Técnica para américas Latina, desde donde puede apoyar figuras importantes exiladas también. De regreso a Venezuela funda un consorcio financiero para la promoción de industrias, está entre los creadores de Pro Venezuela con Alejandro Hernández, es nombrado Director del Banco Central, Delegado del Consejo Nacional de Economía y Presiden te de la comisión Mixta Colombo Venezolana, fue designado Gobernador de Caracas desde donde creo la Fundación Pro Desarrollo de la Comunidad y Fomento Municipal. En ese cargo, y cuando iba a cumplir con los fondos para ayudar a damnificados de incendios en un mercado de Boconó, se estrelló su avioneta saliendo de La Carlota cuando iba a cumplir 53 años un 28 de diciembre Día de los Inocentes”.

¡A respetar, Maduro! ¡El sindicalismo tiene dolientes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES