martes, 2 de abril de 2013

¡Ese es el camino!



Salimos de noche, obscuro, juntos, iluminados los corazones y con   una alegría íntima de reencuentro, de ojos llorosos de emoción, de apretones y  risas, y de una magia infinita. Henrique Capriles se las jugó, invitó a retar el temor, a redescubrir las calles peligrosas, a rescatar espacios  tomados por la violencia, y la Venezuela  retadora que  tiene en el alma  la angustia por su destino, le respondió. 
Desde allí, una vez alcanzada la ruta señalada, Capriles invitó a la Av. Bolívar el próximo domingo. Días cortos, impacientes, abusos, una lucha desproporcionada consentida por los observadores cómplices internacionales y las instituciones arrodilladas ante la obscenidad del poder que cubre todos los espacios negados y manoseados del Estado.
Una Tibisay Lucena que hasta físicamente se parece al  difunto líder castro comunista, esquivando las preguntas  sobre el abuso de las cadenas lo que hace que uno  tenga que calárselas impúdicas y agresoras ante su  indecente condescendencia...
No sé cuántos tweets recibo, contesto y escribo, no hay tregua para la información y compartir este tiempo  que no me permite cansarme. Columna tras columna, Noticiero Digital, Analítica, “Isa al día” en mi blog…
La misma entrega, la misma  impotencia dolorosa, la misma  lucha, la misma  ilusión. No hay otra opción hasta el último suspiro. Vivimos hoy otro comienzo, se refresca la esperanza. Hay algo poderoso esta vez, algo que sucede cuando la gente se reencuentra en el anhelo compartido.
Este reencuentro depende de nuestra capacidad de  darnos enteros   en el empeño. Unidos. Juntos.
¡Ese es el camino!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES