domingo, 11 de abril de 2010

“Estúpidos yanquis nos seguiremos equipando”…..

Cuando, por Dios, los venezolanos dejarán de escuchar agresiones, vulgaridades y ofensas en el verbo de quien les manda? Yo espero de todo corazón que la frecuencia con que se nos ofende haya verdaderamente construido en cada uno una corteza que curta su espíritu para no dejarse contaminar de esta amargura, de este odio. Porque tenemos que lidiar con eso.

La tarea más difícil no va a ser reponer fondos públicos, reconstruir la economía , restablecer relaciones, y todo lo que democracia conllevará. Lo más difícil será recuperar la verdad, hacerla razón, la confianza hacerla fe, el entusiasmo hacerlo aliado, la ilusión aliento y el amor por el País y sus hombres oración diaria. Es el alma que herida, está agobiada de agravios, lágrimas y sombras.”Sin rumbo a ninguna parte vamos de regreso al miedo el presente es una marea donde naufraga la calma”…Chelique lo escribió en su “Cantata Bolivariana”, Y ciertamente eso es lo que poéticamente vivimos ahora, pero la realidad es viva, sangrienta, provocadora.

Yo no sé si esta estrategia de quedarnos estáticos en nuestras casas, así como el viejo juego de “Postal”…usted lo conoce? Dos equipos. Uno primero…los integrantes hacen piruetas y de repente una voz del capitán grita “postal”. Y saz! Usted se queda en la posición que le agarra el grito. Luego el otro…se cuentan los ganadores que lograron detenerse en el acto. Estamos esperando…..no nos movemos. NO se puede “provocar”. Y la motivación….? El estímulo? Todo eso dormido que tanta falta hace?

Yo me doy fuerzas a mi misma: “ Lo primero, sacar los presos…alegres caravanas abrazándose en las calles….otros con escobas limpiando las calles, brigadas largas, alegres, el otro trabajo les queda a los que tienen que hacerlo, pero sometidos ahora a un pueblo que quiere estar presente, tomar parte en el debate de su destino. Pero las cosas pequeñas hacen falta…..Venezuela es un país de “pielitis”. Le gusta abrazarse, sentirse piel a piel. Este discurso bobo y vengativo ha cambiado al País….hay que odiar al otro que tiene casa, que tiene carro, que se viste decentemente, los ministros son de prontuario, los insultos pan de cada día, las mentiras también. Nos corroe el espíritu la amoralidad, la corrupción moral. Además del sentido del ridículo.

Porque estas fanfarronadas de Hugo Chávez comparándose con USA se pasan…Que él “SOLO” compró 26 aviones y Estados Unidos tiene tres mil, doscientos, mil….? Pero teniente coronel… por qué se expone así? Si en su casa comen diez y en la de Pedro mil….no cree que Pedro necesita comprar más?

Y lo de la iguana….! Bueno, eso no puede seguir siendo este País. Y los únicos que podemos y tenemos que cambiarlo somos nosotros. Sin titubeos o devaneos.

Por demasiado tiempo ha naufragado la calma….

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES