lunes, 4 de marzo de 2013

¿Y esto?



Por qué nosotros tenemos que ver esto cuando esa misma figura compartiendo tan familiarmente con el Presidente de nuestro País, que no sabemos si está vivo o muerto. 
Bashar al-Assad y los Chávez
El otro sonriente, de jeans compartiendo la “nota” feliz,   está  acusado de los más escabrosos  crímenes contra su gente, hombres, mujeres, ancianos y niños sin compasión. ¿Porque vamos a ver…esto es una cuestión de principios….o no? Y usted no va a   permitir que un asesino esté cerca de sus hijos…bueno. No. A menos que usted comparta lo que ese asesino hace.. Hoy mismo, sin buscar más lejos, la oposición siria denuncia a ese hombre vestido deportivamente que obviamente hace reír a Chávez y su hija, de la matanza de 72 personas, y quemar 23 de sus cuerpos entre los que están niños y ancianos. Y no son acusaciones como las que lanzan Madurito o el Diosdado  asi, al viento. No, allí están los restos. 
Bashar al-Assad mantiene a la oposición destrozada cada día con ataques  de cohetes SCUD del ejército sirio, las lágrimas se han agotado en las figuras que entre  humo y escombros ven salir poco a poco. Edificios que contienen familias y negocios se desploman aquí y allá, pero es la sangre lo que salpica esta historia que parece no tener fin.
Uno se espanta cuando ve fotos como esta que navegan hoy libremente por las redes. Porque  nos coloca frente a una espeluznante verdad que no queremos ver, que nos hacemos los locos para no asumir, que  nos mantiene como robotizados en una aceptación enfermiza del horror.
Esa sonrisita de los Chávez aquí en esta foto, con  este asesino que como Gadafi espanta al mundo, tiene que asustarnos, que estremecer nuestro espíritu, porque por miedo, por  ligereza, por desconocimiento, si Chávez y su hija ríen al lado de  un asesino, Venezuela ríe. Y no. Como no podemos reír ante la mutilación de las patas de un cunaguaro o la madre “sacrificada” por un monstruoso crimen  de un hijo  acosado por la incitación que lo hace responsable de la salud de Chávez y   asesina a la madre, o por la muerte a la que condenan a Afiuni o a Simonovis…porque nosotros  no somos así. 
Nosotros no somos cómplices de Assad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES