martes, 26 de marzo de 2013

El yugo de la venganza y el odio.


Esta Semana Santa no es, no puede ser, la intencional maniobra de cada ocasión que siempre le ha salió bien al chavismo: desactivarnos en la lucha.

Esta vez tenemos que por lo menos organizarnos, crear propuestas, conectarnos entre nosotros, mantener el espíritu con el entusiasmo y la fuerza para vencer todos los obstáculos que todavía tenemos por delante porque para este régimen no hay límites, se saltan todas las normas de decencia, de ética política y humana.

La “cadena” de esta tarde con empleados de CANTV según festejaron, es otra demostración de esto. Todos los medios públicos contra una sola señal que veremos hasta el mismo día que decidamos la suerte de Venezuela, el 14 de abril, cuando nos jugamos la vida misma. Los venezolanos no podemos ignorar la realidad que vivimos.

El poder ostentoso y provocador, la agresión a principios y valores fundamentales de la familia venezolana, este abuso de poder, este atropello a la Constitución que todavía se atreven a esgrimir como si no la violaran sin tregua.
Nos toca luchar por aquellos que murieron y no llegaron a tener otra vez la oportunidad de decidir nuestro destino en esta larga y desproporcionada lucha por la libertad y la justicia, pero también por aquellos que inmersos en la alienación enfermiza y las necesidades o la ignorancia, no se sacuden todavía el yugo de la venganza y el odio.

¡Aquí les dejo esto que navega en la red. Usted los conoce a todos!
 
 

 
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES