lunes, 18 de marzo de 2013

“Nosotros no somos la oposición, somos la solución.”

“Nosotros no somos la oposición, somos la solución.” Capriles retomó la campaña presidencial  desde Táchira que nuevamente se volcó a las calles para recibirlo a sabiendas que era sólo un “toque técnico” porque seguiría a Mérida y después a Yaracuy. No fue fácil porque las fuerzas del régimen trataron de impedirle  la visita  al Cristo de La Grita donde tenía  planificado dar inicio a esta lucha  desventajosa y canalla. Ya terminó y por ahora el duelo oficialista que era más que eso: era un cordón de seguridad para  las marionetas del poder que  así impedían al pueblo chavista reflexionar sobre el autoritarismo,  la burla y la mentira de la “conjura “castro-madurista”. Venezuela estaba detenida, agobiada, sometida  al simbolismo macabro, a la sublimación de la barbarie, de la indecencia y el deshonor. Capriles fue hoy más allá: buscó a Maduro en la cobardía que   significan sus insultos, mentiras y amenazas. “¿Cuál es el miedo, Maduro?”  Después, Mérida…el reencuentro con la gente que no se ha comido este  cuento…Sin miedo, con esa entrega absoluta que lo expone en una Venezuela distinta, comprada en principios y miserias,  insiste en  el tono retador, el que tiene que ser: “Advierto a Nicolás , al gobierno: mi vida está en sus manos. Si me llegara a pasar algo,  este País sabe quién es responsable”. Dos estados en una tarde. De Táchira a Mérida cuatro horas  por derrumbes….el aeropuerto cerrado   a la llegada a Táchira. No es un juego limpio ni es una campaña  justa. Capriles insiste: yo solo no gano, yo solo no  cambio nada, el futuro y Venezuela  requieren de usted. Y esa es la verdad más absoluta: gane uno más! convenza,  no se queda esperando que  otro haga lo que usted no hace! Solo la gente mata fraude! ¡Ya Venezuela sabe lo que la espera con un muerto mandando!
 
Isa Dobles


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES