sábado, 19 de enero de 2013

Nicolás Maduro y la Madre Patria

Viendo y escuchando a este Nicolás Maduro entrevistado por España hablar del amor profundo de este gobierno a la “madre Patria”, su cultura, su historia, su lucha, uno no puede menos que recordar aquella imagen espantosa de la estatua derribada y arrastrada aquel 12 de octubre del 2004 por las hordas chavistas respondiendo así a aquella incitación al odio hecha por Chávez en su discurso:
“Colón fue el jefe de una invasión que produjo no una matanza sino un genocidio; 90 millones de aborígenes vivían en esta tierra, 200 años después quedaban tres millones”.
Discurso que también fue respaldado ciegamente por el Alcalde de Caracas Jorge Rodriguez que declaró desde donde se encontraba la estatua que estaba allí desde 1898 que levantar monumentos a la gloria de Colón sería tan injustificado como colocar un busto de Hitler en Berlín”. Aquel acto de barbarie era el comienzo de esta terrible historia de agresiones y violencia a todo lo que permitiera al voraz Chávez lograr sus propósitos. Chávez le sacó el jugo a esto. Borró del mapa la fecha del “descubrimiento” por el de la hispanidad, insultó y amenazó a España hasta llevar al Rey a aquello de ¿“Por qué no te callas”? en una Cumbre, amedrentó empresas y bancos. Injurió..”El Espectador” de Colombia publicó:
“ Esta fobia a Colón llegó al extremo de que en una reciente visita a la presidenta de Argentina, Chávez cuestionó la estatua que se veía a través del ventanal del salón. Cristina Fernández de Kirchner intentó calmarlo: “Quédate tranquilo, Colón nos da la espalda, no nos mira”. Joaquim Ibarz . Elespectador.com
Hicimos como muchas otras veces el ridículo más absoluto. En su empeño por reescribir otra historia, el gobierno chavista se exponía a esta imagen provocadora, inculta, que le ha acompañado. Y de ella, aunque se empeñe, no puede salirse Maduro sin equivocarse.
La insolencia del discurso chavista no puede sostenerse con la copia floja, sin fuerza, de este hombre que no se ha recuperado del susto y parece caminar bajo la presión de una cuerda por una llave que maneja otro y está por caerse. Otro que sonríe lastimeramente en su infinita dimensión: Cristóbal Colón!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES