sábado, 17 de marzo de 2012

Una Venezuela de honor.

Ahora es Isturiz, el de la “lumpia”, el que deja una de esas frases que se convierten de repente en un chiste y uno no puede menos que reírse. “la oposición quiere imitar a Chávez”.

Y uno tiene que preguntarse después de reírse: Y en qué? No apuntemos a lo físico. Porque es más que obvio que muy pocos, hechizados, enfermos o locos, querrían parecerse a Hugo Chávez que además de muy feo, porque lo es, no está en su mejor caracterización física, hinchado, grasoso, rollizo, satánico…Es que la frasecita surge porque Capriles Radonski visita casa a casa a los venezolanos. Aristóbulo, en un segundo plano después de mucho tiempo, no encontró nada más punzante que asegurar eso, y lo hace acompañado de Jesse Chacón, el mismito que asesinó al vigilante del Canal oficial y fungió de Ministro nada más y nada menos que como Ministro de Interior y Justicia, esas “cositas” que desde el comienzo mismo de esta pesadilla hace casi catorce años salpican la historia de manera cínica y vil.

Regodeándose en numeritos de encuestas que ofenden a la Venezuela decente, cacarean mientras hierve el Partido de gobierno con acusaciones internas que no escapan de esta barbarie en la cual estamos inmersos por la ignorancia de un pueblo manso y el “pájaro bravísimo” de quienes lo gozan, abusan y malean.

Y es con eso que se nutren las encuestas. Yo me resisto a aceptar esos numeritos. No porque tres millones hayan salido a votar en las primarias, porque aunque sea un resultado provisor, está muy por debajo de lo que quisiera ver volcándose en un rechazo fulminante. Yo no quiero aceptar que lo que hemos estado viviendo no altera, no convence a los deudos, a los expropiados, a los despedidos, a los humillados.

No quiero creer que la reserva moral y democrática de este país no ha podido convencer a sus hijos y sus nietos de la desvergüenza que roba a manos llenas y acusa al decente mientras roba más. Que ve todos los días las contradicciones ya de carácter mental que pone en peligro a Venezuela y que no son tomadas en cuenta al parecer ni quiero aceptar que esos numeritos que enseñan un pueblo ligero, ignorante, sin principios, embriagado con limosnas y manipulaciones, sea verdad.

Porque no quiero aceptar que perdimos a Venezuela. Que el futuro es el odio mientras hombres sin honor hacen de Venezuela un botín. Porque este País no aguanta más. Que “la lumpia” que un día Aristóbulo acusó a Chávez de haberse “fumado” y la acusación que hizo al mismo Chávez Arias Cärdenas de asesino para hoy convertirse en “modelos perversos e inmorales” para nuestros hijos y nietos, no pueden sernos indiferentes.

Es cuestión de decencia, de valores…de una Venezuela de honor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES