miércoles, 21 de marzo de 2012

La ignorancia indefensa

Dicen que los venezolanos “apostamos” a todo. Que en medio de los más grandes problemas y tragedias nos retamos a reírnos de lo que nos pasa, de nosotros mismos, o apostamos…”Te apuesto a que….” Eduardo Serrano, el famoso autor de “Barlovento”, ya lo dejaba dicho en otro de sus merengues “cantamos también pa´no llorá”! Somos, pues, un vacilón! Se tiene que ser así para tener este aguante! Nos justificamos. Ahora vuelvo a escuchar con mucha frecuencia lo de la apuesta. Hay dos en el aire, una, no voy a escribirla porque no me gusta la morbosidad. La otra: la apuesta sobre quien se va a “quedar con el coroto”: que si Maduro, porque Chávez sabe que no le hará sombra; que si Adán porque lo fortalece con aquello de que ha sido su “mentor revolucionario”, otros, que si Diosdado por compromisos que mantienen obligado con él a Chávez,, otros, que Rangel Silva, porque los militares implicados en denuncias no van a dejarse juzgar por civiles que no piensan como ellos, otros, que si la hija, porque en su estrategia personal, lo familiar seguirá decidiendo sobre lo afectivo, otros que Jaua, que podría ser manejado por Adán. ¿Por quién apuestas tú”? Las dos veces, que no nos distraigan los enanos! Venezuela hay muchos que me han invitado a entrar en el jueguito, me he negado a contestar. Porque no me permitido, ni muy íntimamente, dudar que el que va a decidir eso, encima de intereses, vicios, maniobras y rumores, es el pueblo venezolano. A estas alturas, todos debemos estar convencidos de eso, que nuestra decisión y nuestra presencia en el destino de nuestro país es vital, que la gente tiene preponderancia sobre esa decisión y que si hemos aprendido mucho de este horror y sobretodo, que tenemos que salvar a Venezuela enfrentando hasta la ignorancia que indefensa, se ha dejado enredar en esta madeja de humillaciones y abusos a la que se ha sometido. Tenemos que defendernos de esta intención perversa que nos quiere hacer perder la auto estima, sólo escuchamos de los que hoy ostentan este poder viscoso, sombrío, descalificaciones. Apátridas, majunches, traidores, lacayos, conspiradores, “hijitos de papá y mamá”, fracturando principios y manipulando valores. Si queremos apostar, apostemos a ganar! Porque somos los responsables de devolver a Venezuela la ilusión, el orgullo de ser venezolano, la paz, la libertad, la clase, el progreso, la paz! ¡Y no podemos fallarle!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES