martes, 20 de marzo de 2012

A Diosdado no le gusta el huevo…sin sal.

Diosdado hizo otra vez una declaración trascendente para Venezuela: “Capriles es un huevo sin sal”. Lo que por supuesto, deja establecido que Hugo Chávez es un huevo salado”. Porque lo que se implique contra la oposición, en cualquiera de sus jerarquías y personajes, hay que leerlo así. ¿Y qué es la “sal” para Diosdado? .¿La mediocridad? Ese decir; lo barato, el insulto, la amenaza, la mentira, la manipulación? Lo que no tiene Capriles como figura política. “Huevo sin sal”. El vicepresidente, el que una vez tuvo en su rol asumir la presidencia por lo que hasta este momento fue un “vacío de poder” o un “auto golpe”, el “perdido” que no aparecía, está ahora buscando como colocarse “en la sal” de la sucesión. Manda a brincar a los venezolanos porque “si no brincan son “majunches”, el manoseo, la torpeza, la humillación….”la sal”. Sal y huevo. Diosdado cree que meter el huevo en el lenguaje político le da puntos con el pueblo. Le pone “salero” a su figura bastante denunciada aquí y allá, bastante rechazada por los electores. A lo mejor le provocaba decir otra cosa…Días antes Capriles insistía que había que bajar el tono, dejar de insultar, que ese no es el camino para una campaña .Pedía directamente al candidato único no insultar. O sea…bajar la sal. Realmente Diosdado nunca ha dado muestras de ser un tipo culto. Cuando llevó a Globovisión aquel marco con una inmensa foto de Hugo Chávez vestido con el uniforme de gala como regalo a Alberto Federico Ravell, ya sabíamos que aquello respondía a una “malandronada”. Porque la mediocridad no tiene límite, es infinita. Los líderes del chavismo recurren así, al extremo de ella. Y la verdad es que huevo y gallina han estado en sus intervenciones. Recuerdan a Arias Cárdenas? Yo una vez escribí que Aristóbulo Isturiz en esa traición a la ética cuando después de la gallina volvió a la de Chávez, me parecía a mí que era como un “mono con huevo” con el poder. Pero yo he visto, he grabado, un mono con huevo. ¿En qué momento del huevo reclama Diosdado la “Sal” para determinar su apreciación? ¿Huevo sin hervir, huevo cocinado, o huevo duro? ¿Será que así, con sal, es que le gusta el huevo a Diosdado? Ya sabemos que sin sal…..no le gusta el huevo!

1 comentario:

  1. Jajajajaja así mismo, parece que les gusta saladito!

    ResponderEliminar

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES