domingo, 21 de noviembre de 2010

Un Santo y varios Non Santos

El Presidente Santos desde Colombia, despejó cualquier duda sobre la extradición de Makled: "Vamos a esperar el visto bueno de la Corte Suprema de Justicia y cuando lo tengamos será extraditado", añadió el presidente colombiano, al precisar que ese trámite judicial toma entre 6 y 18 meses, reseñó AFP. Asegurando, intenso, que le había dado su palabra al presidente de Venezuela y él es” hombre de palabra”.O sea, Alvaro Uribe no pudo convencerlo de cuan poco importa a Hugo Chávez “la palabra” como compromiso. Por si fuera necesario, aquí hay evidencias a granel de cómo la palabra importa cuatro pepinos y como este hombre encumbrado de locura y poder, comienza por violar la palabra magna de la Constitución.

En estas mismas páginas se apuntaba la semana pasada una frase de Santos que definía a Hugo Chávez como “nuevo amigo”. Aunque esto va a retrasarse por casi dos años, unos diez y ocho meses según el colombiano al referirse a la decisión de la Corte sobre el tema y en ese tiempo pueden pasar sobradas cosas, públicamente Santos reta “al Imperio” al que hasta hace muy poco visitaba y sonreía mientras afanosamente busca la aprobación del Tratado de Libre Comercio. Chávez, por supuesto, tiene que estar muy agradecido con este decisión santificada porque realmente las acusaciones de Mackled, sus denuncias con nombres y apellidos y las pruebas ofrecidas lo tienen desesperado y esto lo hace feroz con los venezolanos disidentes de su “revolución” socialista del siglo XXI que no entiende ni él mismo.
"El juego del imperio es ofrecerle a este hombre quién sabe cuántas facilidades, protección incluso, para que él comience a vomitar todo lo que quiera contra Venezuela y su presidente", llegó a decir el mandatario. Pero MAckled viene “vomitando” desde hace un rato. El “imperio” lo está escuchando. Y Mackled no es un pendejo. Puede ser otras cosas, pero si esas evidencias, videos, grabaciones y documentos existen, no los tiene con él. Supongo que en estos tiempos de negociar su extradición, ha tenido contacto con las partes que lo reclaman. No soy una autoridad en la materia, pero cuando extraditan a uno de estos personajes no pueden exigir que “se lleve todas sus cosas. Sus pruebas. Que llegue con todo y mochila. Mackled sabe también que lo único que lo mantendrá vivo es la amenaza de esas pruebas.

Ahora, con el peso del Tratado sobre su cabeza y la “nueva amistad”, Santos, tal vez de acuerdo con aquel aforismo de José Naroski que dice: “De mis amigos no tiene que agradarme todo”, declara. A estas alturas, cuando la conducta de Hugo Chávez no engaña a nadie o a muy pocos, “el hombre de palabra” que se reafirma con estas declaraciones, desconcierta. Uno no quiere creer que los millones de dólares que todavía están en vilo en las deudas bilaterales, puedan ser más importantes que la oportunidad de desenmascarar y hacer historia a este corrupto mundillo complaciente y cómplice que según Mackled opera en Venezuela y su gobierno. A menos que Santos haya dado “su palabra” a cientos más golpeados en su economía por la ruptura de relaciones de “su amigo” con su país y decida el cumplimiento de “su palabra” por mayoría. Lo que también es una especie de traición a sus principios y una confusa desesperanza para muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES