jueves, 24 de octubre de 2013

¿Ustedes recuerdan esto?

Fue en  el desfile del 24 de Junio de la Batalla de Carabobo. Un absurdo, una imagen indignante y bochornosa para un acto histórico, Es la incultura y es  el irrespeto.  Lo reseñamos. Lo reseñamos aquí. 

Hoy, en Venezuela, esa imagen ya no sorprende. Porque ese es el  chavismo en su más pura expresión.  Pero esa imagen viola  no sólo el principio de respeto  histórico, sino que se pasea, petulante y barato, por las  mismas Fuerzas Armadas de Venezuela.

Cuando uno ve lo que pasa hoy con los militares venezolanos,  cuando uno  ve esos  soldaditos robotizados, cuando uno ve los generalotes en cargos públicos, cuando uno lee los rangos que llenan los titulares con drogas o dólares, o cuando los ve jovencitos y mecanizados disparando y matando sin razón, uno lo que tiene es que cerrar los ojos y persignarse. Porque  es muy difícil si no imposible, aceptar  hoy que  cumplen con el honor y la exigencia viva de defender solo a la Patria y ser ejemplo  ante la sociedad.

Esa es una deuda, una más, que hay que cobrar con votos este próximo Diciembre. 

Porque nosotros somos los  perjudicados con este papel de lacayos a los personalismos y el poder canallesco. 

Hoy están los dos extremos: los  soldaditos y los   aventureros uniformados que  esperan “el cambur” del  poder de turno. 

Pero esto lleva a  una descomposición inevitable: ”no están contentos los que aspiraban a ser Ministros y gobernadores y han tenido que permanecer en sus respectivos cuerpos militares reprimiendo brutalmente  la resistencia popular, mientras otros más listos disfrutan de aquellas posiciones y hacen amigos entre la pseudo –aristocracia corrompida”.

Como escribía hace más de medio siglo Valmore Rodriguez, líder  político y periodista democrático, espíritu civil en constante angustia!      

Alguno, aunque sea uno, tiene que haberse hecho muchas preguntas   que no quiere contestarse ante  lo que son hoy frente a Venezuela y el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES