viernes, 27 de septiembre de 2013

Necesitamos respirar el aire del espíritu civil convertido en brazo para rescatar el honor y la paz.

 
Al combate, corred, bayameses,
Que la Patria os contempla orgullosa;
No temáis una muerte gloriosa,
Que morir por la Patria es vivir.
 
En cadenas vivir, es vivir
En afrenta y oprobio sumido;
Del clarín escuchad el sonido;
¡A las armas, valientes, corred!
 ¿Sería este el himno entonado en este encuentro que  terminó hace poco en China?
 
¡La verdad es que este hombre no acaba de sorprendernos!  ¿Qué pitos toca la bandera cubana aquí? Confieso y hasta apenada que nunca  había  conocido la letra del himno de Cuba. Es sencillo, corto, directo. “en cadenas vivir es vivir en afrenta y oprobio sumido”.
Las épocas son distintas, los tiempos y las circunstancias matizan la intención sublime de su significado. A veces nos enfrentamos a los símbolos patrios que se convierten en mitos, en anhelos más que en realidades. La justicia, el honor, la libertad...Las armas convocaron al poeta que fue José Martí y allí mismo, obedeciendo, perdió la vida. “La ley respetando la virtud y honor”.
En una agobiadora “cadena”  mediática Maduro  trataba de defender su ausencia de la reunión en las Naciones Unidas exigiendo  cuidar su vida, acusando a Estados Unidos de  atentar contra ella  en manos de funcionarios con nombre y apellido, denunció a la compañía Air Bus por  cinco meses del avión presidencial  sin que se solucionaran sus problemas, reclamó la  negativa al otorgamiento de visas a los suyos, el aire contaminado por titulares internacionales   denunciando  un alijo de millones de euros en más de una tonelada de drogas  salidos del aeropuerto de Maiquetía en un avión de Air France, Isea, el  ex gobernador, parece cantar en la DEA, otro funcionario cercano a él, también....
Y esta foto  con la bandera de Cuba  compartiendo su visita china, lo trae otra vez a este escenario  mientras se aviva la exigencia  de la ciudadanía por su partida de nacimiento que no aparece.   ¿Cuál virtud....? ¿Cuál honor?
La exigencia de la partida de nacimiento no es ninguna tontería. Cada vez que Maduro firma por Venezuela, comete un delito, según Walter Márquez.
EL  gobierno se tambalea en manos de hombres  incapaces, improvisados, alardeando de trayectorias complacientes apadrinadas por politiquerías. Esto que estamos viviendo, esta Venezuela  sumida en mentiras, traiciones, corrupción, ofensas y muertes no sale de esto sin nosotros, sin nuestra voluntad  y nuestro coraje, nadie puede esconder ya esta descomposición que   augura más anarquía .
Necesitamos respirar el aire del espíritu civil convertido en  brazo para rescatar el honor y la paz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES