jueves, 26 de septiembre de 2013

Una piñata llamada Venezuela


Yo no sé porque pero eso luce hoy muy difícil...
Después de aquel momento cuando el difunto  “designó” a Nicolás heredero  del poder, cuando el rostro del Diosdado se desfiguró, parecía un momento duro entre los dos...pero se subsanó. Después vino aquel careo de canallas  entre Diosdado y el de “la Hojilla”. ¡Se descalabró  todo! El momento fue tan peligroso, pero tan peligroso por la fragilidad que los dos protagonistas provocaban en su ámbito, que   iniciaron una estrategia de  “compinches”, pegaditos, uno la sombra del otro, no había  espacio  que no llenara la imagen  compartida. Esa “sobadita”  fue parte de esa estrategia. Pero  eso pasó…. Cada uno por su lado se reparten esta piñata que es Venezuela. ¡Bastante que viajó a la Isla Diosdado! Maduro, desde sus años  jóvenes le había ganado terreno, ya estaba en la lista de  los Castro. Antes que el mismo difunto, pues.
En una ficción cualquiera se podría hasta  especular con la figura de  un muchacho humilde, soñador, que  termina como ficha decisiva en el destino de  su País manejado como títere por las manos astutas de un titiritero que  con él, se burla del mismo Diablo asumiendo el Destino de un País petrolero que le permite entonces  retar al mundo .. Pero  lo que hoy está más allá de la ambición  novelera es la situación del País. La gente percibe que hay dos líneas de mando... Y ambas  no saben ya ni como  emparejarse ni cómo responder  al clamor de un País  asfixiado de problemas contundentes, caóticos. Los escándalos internacionales de drogas y desatinos, el aislamiento, la ineptitud e incultura  política dando tumbos tras   voces fuera de tiempo, dejándose embrujar por  intenciones y fórmulas ajenas a nosotros en raíces, historia y  sentimientos, el abuso y la violación de derechos y principios. Basta con ver los rostros de los mismos de siempre en los ámbitos forzados  a ser público en las cadenas del ilegítimo. Ya no saben cómo disimular el hartazgo, el cansancio, el fastidio. Revientan las alarmas con  las drogas...llegan más de una tonelada a Francia. Y uno no puede salir del País sin que  las requisas humillen y ofendan. Comienzan a circular rangos y nombres...Llega vestido de Mao  el ilegítimo y acusa al imperio de un atentado en NY... ¡Fidel durmió en un parque y Chávez iba y  venía!  ¿A quien engaña este hombre fofo, torpe, al que huye su propia sombra? ¡Ah! Y está la partida de nacimiento. Con eso no contaban ni Diosdado ni el titiritero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES