miércoles, 12 de junio de 2013

Y usted....¿en quien cree?


 Cada vez me convenzo más que esta petulancia, esta arrogancia de Nicolás Maduro tiene que ver con la imposición de él mismo frente a este momento que le toca asumir. Porque él mismo no se esperaba ni ser el “heredero” del difunto Comandante ni hasta el momento que este se lo dijo ante un Diosdado obviamente perplejo e iracundo, se le había manifestado ser el “señalado” por los hermanos Castro para serlo. Porque cada día que pasa, cada discurso, cada provocación, muestra a un hombre que parece actuar con un apuntador sin medir consecuencias, obedeciendo sin pausa a la voz que le dicta líneas y arrebatos.
Cada vez que lo veo me convenzo más que fue sacado de esa lista inmensa de muchachos que llegaban ávidos de compartir la historia barbuda, firmando ciegamente, como hicimos muchos, la solidaridad con la lucha que entonces abría caminos de principios y sueños . De esa lista lo sacó la urgencia de la gravedad del “benefactor” que cambiaba la realidad cubana. O a lo mejor y hasta fue colocado allí, al lado del “difunto”, que ascendía sin brillo, sin personalidad propia, en las manos del titiritero mayor, que entonces se retiraba para dedicarse a la tarea que la Fortuna ponía en su desgastado destino: Venezuela.
A lo mejor el mismo Chávez creía que era él el que decidía en ese tablero inquietante. A lo mejor creyó que él elegía sucesor. A lo mejor ....¿Quien sabe la verdad? ¿Quien puede decir a estas alturas del juego sucio que la sabe? ¿Quien engaña a quien? Lo dramático, lo inconcebible, lo desleal es que la víctima es Venezuela. ¡Somos los venezolanos! Todo se construye sobre engaños, sobre mentiras! Chávez corre huyendo al Museo Histórico y hoy es “ la Casa de la Montaña”. Un féretro cerrado que no se sabe si está vacío o con un muñeco de cera convertido en atracción turística. Los restos de Bolívar manoseados, un mausoleo sin sentido, un Panteón despojado y un desconocimiento absoluto, una violación constante a principios y derechos en la usurpación obscena del poder.
Canallas denuncian canallas. No por eso son menos canallas, pero allí están, el “cartel” : Molero, Jaua, Maduro , Diosdado. Uno cosido al otro, “si te veo sé que haces, si te tengo cerca sé que haces”. Militares traicionan deberes y Patria. Damos vergüenza en esta figura provocadora y mediocre, inculta y por encima de todo, ilegítima! Y solo nosotros, “Nosotros Venezuela” , podemos detener la maquinaria cubana, la historia reescrita en la inmoralidad y la mentira.
No se dan por entendidos, nosotros hablamos de libertad y no podemos comprar en otro mercado lo que conseguimos en otro porque no nos dejan, no hay la menor señal que la impugnación sea un hecho, aunque como dibujara Zapata a Tibisay se “le vea el bojote”. No nos podemos acostumbrar...Esto no puede ser aceptado. Ya Izarra aceptó la invitación en Globovisión...Reconciliación..transición..... Y como es esto? La democracia tiene exigencias que el poder desconoce...Mientras esperamos otra elección, promesas, mentiras, cadenas, papelones, atropellos, todo sobre la gran mentira, el gran engaño. La morgue llena pero no hay muertos.
 
Y usted....¿en quien cree?
 
Columna Original para ANALITICA.COM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES