sábado, 30 de junio de 2012

Venezuela no es Chávez

Que espectáculo de subdesarrollo y mediocridad esa cadena de los medios de la tarde de ayer! Cuatro horas de abuso, de desbordada prepotencia, de asalto y cinismo! Aquel hombre de afro repintado enfundado como si estuviera en el patio de su casa en el mismo mono deportivo, menos hinchado, más seguro, dueño de vidas y recursos, en esta ocasión paternal y didáctico sobre la cartilla aprendida y forzada en los cerebros adormecidos de los lacayos ministeriales que le rodeaban y que están allí , gravitando siempre sobre la mente obsesionada y enfermiza, hechizados por el poder que hoy les permite dar órdenes también en sus propios terrenos corruptos y desmembrados. Del otro lado de esa `pantalla multiplicada por la gestión “revolucionaria” que adelantó bastante en su empeño anti libertario cerrado medios aquí y allá hasta convertirlos en eco del Comandante, los venezolanos, porque chavistas o no todos lo somos, sin expresarse ya ante esta provocación constante. Es impresionante como este hombre sigue y sigue tenaz, demencial, pisoteando derechos, astuto e inculto. La esperanza nunca muere. Está allí, en la desolación y también en el cansancio. Esto que estamos viviendo no puede ser una maldición, tiene que irse, que pasar, porque Venezuela no puede estar condenada a sufrirlo más. Porque Venezuela no es así. Venezuela no es mentirosa…no es egoísta. No es Chávez. Verlo afirmando que la democracia no permitió más producción ni más diversificación de mercado que con el petróleo, ante lo que es la realidad venezolana hoy, verlo manipular y mentir una y otra vez, burlase de valores y principios, miente viciosamente, engaña por engañar. Y esto se pondrá peor. Venezuela en su espíritu y las palabras primeras de sus padres y abuelos guarda viva esa reserva moral que hoy es tan urgente reactivar y es lo que tiene que impulsar esta gran voluntad nacional para cerrar estas páginas desgarradoras, miserables

¡Ya está bueno!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES