martes, 26 de junio de 2012

Lo malo sigue siendo lo malo y lo bueno lo bueno

Esta foto dice mil palabras, mil cosas….Apareció en la prensa hoy en distintas versiones pero ninguna logra minimizar lo que es obvio: el desmejoramiento y la hinchazón del rostro de Hugo Chávez. El iraní  desbordó  expresiones de afecto  con el venezolano. La agenda estuvo activa. Salía un  “socio” peligroso y ya desde La Habana  viajaba a Caracas el otro visitante ilustre poseedor también de la “espada de Bolívar”, dictador de Bielorrusia, mientras deudos del joven activista de Voluntad Popular Lo despedían después  de seis días de agonía  al ser acribillado a tiros para robarle el vehículo, se reseñaban 68 cadáveres recibidos en la morgue de Bello Monte,  un moto taxista  era decapitado en Táchira,  no se sabía nada de dos  diputados del Estado Aragua, Orlando Espinoza y Lisbeth Parra después que asistieran a un programa de Globovisión, y se anunciaba el inicio del bloqueo petrolero a Irán desde el 1 de Julio. Por supuesto que los visitantes hicieron manifestaciones entusiastas de sus acuerdos, criterios compartidos de “entendimiento” y etc. etc. etc….Todo esto salpicado por la reacción virulenta ante le destitución de Fernando Lugo, que primero aceptara mansamente el  “obispo” para aparecer declarando desafiante y anunciando algo que completa esta contradicción en lo sucedido: iría a MERCOSUR a  acusar al Congreso por esta decisión. La verdad es que este hombre. Señalado por la “ligereza” de su sotana mientras ejercía como religioso, y luchaba luego por su vida ante un cáncer, enfrenta ahora una posición firme esgrimida como constitucional que ha hecho a los paraguayos hasta devolverse en la historia  con Bolívar rechazando, como se rechazó entonces según esta versión histórica, la intervención del caraqueño en su vida política, reaccionando vivamente ante la   usual conducta de Hugo Chávez. Nosotros en Venezuela cargamos con nuestra pesada realidad: a escasísimos días de una decisión electoral trascendente, el pueblo que ayer se tiraba a las calles, levantaba puños incitados a la rabia y el odio, parece no estar dispuesto ya a aparecer. Pero si volcarse en las calles para compartir la esperanza y el discurso de Capriles Radonski. Porque representa la Venezuela que ya no quiere perder más hijos,  que  ya  no se quiere llorar más muertos ni  conjugar el odio como verbo cotidiano. Ya no queremos  mentiras ni manipulaciones, expropiaciones y corruptos  protagonizando  la vida diaria. Esta foto dice más: Venezuela no puede  sentirse segura con socios peligrosos que arriesgan nuestro destino. Lo malo sigue siendo lo malo y lo bueno lo bueno. No cambian porque a Hugo Chávez le convenga más esto o lo otro. Que se sigan tocando, abrazando, riendo, recibiendo. Pero no sobre nuestra tierra, la de Bolívar y  la de la jueza Afiuni, Franklin Brito, Ivan Simonovis….Ya basta!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES