lunes, 2 de julio de 2012

Y para completar …Diosdado..se cayó de la carroza

Hoy Chávez recurrió a una carta de Bolívar  escrita desde Barinas. En ella  el Libertador se refería a su próxima batalla y la seguridad que tenía de ganarla porque todo se lo auguraba. Me imagino que   por tratarse de Barinas esa carta adquirió de repente un peso muy significativo para este hombre fuera de tiempo que tiene siempre que buscar apoyo  y fuerzas en las figuras del pasado  para  engrandecerse a sí mismo. Como hizo también con CRISTO con quien ha establecido un diálogo muy personal que dice  muy obviamente de la crisis que esa mente  vive. “Cristo, mi vida no es mía, es para servir a este pueblo”. Qué quiere decir esa súplica reiterada? Si la vida no es de él…no se la tocará la justicia divina? La vida irá por un lado y él por otro? “Cuanto los amo! Mirando la marea roja, yo, humilde soldado, me he dado cuenta de algo: nunca! Pasarán los años y los años y Chávez nunca se irá porque Chávez  ya no soy yo, yo soy la patria! Quien quiera patria, que me siga!”  Que era aquello? Exaltado, engolado, arengaba: “Arriba”! “Arriba”! Y comenzó de repente a cantar el himno nacional, y de allí, sin transición, sin pausa: “duérmete mi niño que ya viene el coco”…¿Que pasaba por aquella mente?  Recordó entonces una canción que estaba de moda cuando tenía quince años, cuando todavía no había cumplido los diez y seis….rojo encendido, encandilaba…” Viva la vida, viva el pueblo invicto de Carabobo”! Ya se había paseado por todas las referencias que alimentan siempre su discurso. SE veía claramente que aquello estaba  buscando encontrar la  emoción de ayer. Era realmente patético, forzado, casi despiadado con él mismo, ninguno podía haber  interpretado ese papel más que un Chávez desesperado  que no logra poner las piezas  ordenadas en  su mente. Cuando se despidió, cuando por fin  se soltó del pódium y del Chávez que ya no puede ser, lucía mal, cojeaba…Las imágenes de  ambos “inicios” de campaña, hablan por si solas. No es que Capriles luzca joven, esté rodeado de  colores y rostros  felices y emocionados y Chávez  desde una carroza y frente a los mismos rostros y las mismas consignas  luzca gris y fuera de tiempo, no es lo que se ve, es lo que se  juega Venezuela en su esperanza, en su destino. Es que no se puede seguir retrocediendo, no se puede seguir muriendo, no se puede seguir pactando con la corrupción y el terror, con  asesinos y  con la injusticia.  Y para completar la imagen terrible …Diosdado..se cayó de la carroza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES