miércoles, 4 de julio de 2012

¿Le creerán allá arriba?

Estos son tiempos jamás imaginados…Ver hoy a Hugo Chávez “aferrado” a Cristo, con el “Señor” cada tres palabras en su boca, después de tanto insulto y tanta descalificación, en ese abuso que es pan de cada día cuando le urge utilizarlo para sus propósitos, por esa “bocaza” han desfilado todos sin compasión, desde Jesús “socialista” pasando por José Gregorio, el Nazareno, el Cristo de la Grita, algunas vírgenes, ¡dioses de todas las latitudes! Habría que ponerse en las cabezas de los aludidos….Cuando Chávez suplicaba a la figura muy estratégicamente ubicada en el decorado del Nazareno y estableció aquel diálogo pidiéndole que lo dejara vivir, que le diera sus heridas y sus clavos, su cruz y su sacrificio, uno la pregunta que se hacía era: ¿Le creerán allá arriba?
Porque este empeño de soborno, además, con la figura divina que insiste: “dame más vida para cumplir tu gestión aquí”, era como mucho. Porque el mensajito era claro: “si me quitas la vida y se acaba la revolución tu eres el culpable ante mis seguidores porque no me dejas cumplir con lo que he iniciado”. Como siempre. Esa manipulación enfermiza con Jesús, ese irrespeto, esa falsa adulación, está entre todo lo que este País tiene que rechazar el 7 de Octubre para salvar su propia vida. Porque es inmoral. Es inmoral y una vileza que se trastoquen así los valores y los principios de la gran familia venezolana. Indecencia no puede matar valores. Es terrible lo que pasa, lo que habita en estas mentes que asumen los cultos como instrumentos de sus obsesiones. Como si ser “una sotana alegre” y haberse burlado de esos principios en su propio país, concibiendo hijos que testimonian una desvergüenza cínica, sin el más mínimo pudor , Fernando Lugo, como Hugo Chávez, debe tener , si todo lo ve, al mismísimo Jesús espantado:

“En una entrevista concedida al diario El Deber de Bolivia, el expresidente de Paraguay, Fernando Lugo, indicó que "sería atrevido" compararse "con Jesús", pero aseguró que "hay cierta similitud" entre los "juicios" a los que ambos fueron sometidos.

Durante la cita, el periodista encargado de interrogar al ex mandatario paraguayo le preguntó si, al ser él cristiano, no consideró ser condenado sin un juicio justo, tal como le sucedió a Jesucristo. Ante el cuestionamiento, Lugo no dudó en contestar que si bien resultaría "atrevido" compararse con Jesús, su caso tuvo "cierta similitud".

"Hasta el que tiene un accidente en una bicicleta tiene nueve días para preparar su defensa. Yo tuve dos horas. Y de las 17 horas que siguieron a la aprobación del juicio, apenas había cinco horas hábiles, negándonos todo tipo de información. Creo que sería demasiada presunción compararse con el Maestro, pero hay cosas que en lo mínimo, nuestra actitud cristiana, nos lleva a eso. Cuando era agente pastoral aprendí que cualquier persona, en cualquier parte del mundo, si hiciese lo mínimo que Jesús hizo puede terminar como él terminó. Yo no terminé crucificado, pero siguiendo sus enseñanzas, en parte pasé por lo que él pasó", indicó.

¿Cuáles enseñanzas?........ ”No nos dejes caer en la tentación más líbranos Señor de todo mal”…..  ¿Que parte del Padre Nuestro se le confundió a este hombre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES