jueves, 26 de julio de 2012

De rojo rojito a blanco palomo

¿Usted creía que ya se había acabado la arremetida del gobierno con Simón Bolívar? ¿Que la ”digitalización” de su imagen, el Mausoleo, las pistolas, las declaraciones ambiguas sobre la causa de su muerte, las acusaciones contra la oligarquía y la insistencia del mestizaje del caraqueño eran ya demasiado? ¿Que la incultura y el abuso revestidas de una cursilería pegajosa provocan una pena inmensa por este País sumido en una contradicción histórica y miserable? Pues agárrese de la silla! Esto “pica y se extiende”…. La selección venezolana a los Juegos Olímpicos que en Londres  comenzarán mañana, lucirá uniforme blanco. No por pureza deportiva, ni por tropical o caribeña, y muchísimo menos por vestigios “adecos”  el uniforme encargado por el Ministro de Deporte y por supuesto desde una orden del “candidato de la patria”, es un homenaje al caballo blanco del libertador”.!!! ¿Qué tal? Por supuesto que en Londres va a ser muy difícil y muy confuso darle el crédito  al caballo. Bastará la bandera. Hugo Chávez  ha  hecho un Bolívar a su imagen y semejanza y ya el talento creativo popular ha hecho de la imagen un festín…pero lo que no ha podido cambiar es a Palomo…el noble animal que  fue el hogar de aquel empecinado hombre de la libertad, aunque ya la tendencia chavista ha tomado también por asalto las versiones de Internet como han hecho con las páginas  de la red que tienen en su poder. Imagínense  al muchacho deportista de la cuña que termina gritando “Viva Chávez” explicando en Londres el uniforme: “fueron  diseñados  blancos por Palomo”… el intérprete entonces traduciendo ante las miradas  indiferentes: “Palomo is Bolivar´s horse “. Alguno a lo mejor pregunta  quién es Bolívar. Y el intérprete tendrá que explicar la nueva versión: Es el Chávez  que liberó un Continente, un afro descendiente mestizo y el caballo está en el escudo pero volteando al revés”. Y la confusión continuará hasta que la emoción de los Olímpicos  tome por asalto  a todos. Chávez quiso también subestimar el arte de Don Tito Salas por pintar un Bolívar blanco…pero no pudo quitarle el caballo: “Palomo”. Que se salvó también de Chávez como jinete. Y se quedó en la figura hermosa de Don Tito Salas. Irrebatible. Infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES