miércoles, 15 de febrero de 2012

La reacción virulenta y barata del TSJ

En las condiciones de inseguridad que vive el país, creciente también por la salud de Hugo Chávez que nunca se sabe verdaderamente lo que ocurre, Todo lo que está sucediendo es señal inequívoca del caos y la anarquía. La ausencia presidencial no extraña porque esa es más o menos la dinámica: tres o cuatro días de intensidad, y 48 horas de tregua. Pero en este momento, y tras la demostración del rechazo vivo y corajudo por más de tres millones de venezolanos, la provocada muerte de un muchacho y las manifestaciones descalificadoras del proceso realizado, uno puede percibirle descontrol terrible del régimen. Porque después de lo ocurrido este pasado domingo, de los observadores internacionales, los resultados congratulados desde el mismísimo CNE por Tibisay Lucena, los titulares del mundo reconociendo su respaldo y éxito, la lección ofrecida por este pueblo, y la decisión del Tribunal Supremo de Justicia decidiendo en horas un amparo que pone en juego todo eso, ordenando la no quema de los cuadernos con los votantes, indica y establece una diferencia obvia entre poderes. Tribunal contra Consejo Nacional Electoral. Acostumbrado como está el país a un Chávez ordenando, insultando, decretando, decidiendo, amenazando, encadenando, se puede conjeturar cualquier cosa. La primera, evidente, es su desgaste. Frente a este triunfo de Capriles Radonski, esa cara que sustenta el cambio, resultó demasiado para la deteriorada imagen del chavismo. La misma de Hugo Chávez en La Victoria. La reacción virulenta y barata encontró en la actitud de la Unidad una posición aguerrida defendiendo a los votantes, Y fueron incinerados los cuadernos. Cómo van a hacer ahora con el Consejo Electoral? ¿Hasta cuándo va a “jalar” el Tribunal Supremo de “injusticia”? Ya no está tan lejos. Ni va a ser tan fácil para los que hasta este domingo se creían dueños de la voluntad nacional. “Uno para todos y todos para uno”. Y eso es Venezuela. La Unidad imprime fuerza a esta exigencia. Uno no se siente tan desamparado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES