jueves, 9 de febrero de 2012

Este domingo nuestro destino no tendrá nada que ver con la suerte. Sino con nosotros.

Faltan dos días y tanto…viernes y sábado. El domingo es el día. Hay un “repliegue” en la posición oficialista que parece responder a lo forzado en la dinámica de la salud presidencial. Quedan cuarenta y ocho horas y el país, oposición y gobierno, siente en la piel lo que estamos viviendo. “La FAN es chavista”. “Esto no fue un golpe sino una “quijotada” “Una locura de amor”. Hay, sin embargo, que estar alertas, que cuidarse. Porque mientras la ilusión crece en algunos muchos corazones, los dispuestos a matar sin importarles más nada que cumplir con sus objetivos, acechan. Esto no es una “quijotada”. Esto es una canallada, una crueldad. Una vileza.

Las declaraciones engoladas de este hombre incoherente y enfermo, irresponsable y teatral, bajan un telón al que ya no estremecen aplausos sino hasta una aceptación bondadosa y regalada a un mal que se acaba, que pasó, que es historia inevitable.

La inseguridad mantiene a Venezuela en la información tenebrosa, desbordada ante la incapacidad y la presión de esta permisología perversa que se incita desde los prontuarios, la impunidad y la ineficiencia. Este domingo hay que cambiar esta visión amarga. Y hay que esperar que se cumplan después las reglas del juego limpio, esta vez la ciudadanía, nosotros, la gente, somos la fuerza vital de Venezuela.

Este barco o tiene que cambiar el rumbo y está marcada la ruta, lo trágico sería que descubrir que no hemos dejado atrás el puerto, hay que avanzar en la dirección correcta y esto tiene que responder a decisiones tomadas con integridad.

Este domingo nos demostraremos el respeto por nosotros mismos, y haremos que se respete a esta Venezuela descalificada y empobrecida en su personalidad ante el mundo.

Este domingo nuestro destino no tendrá nada que ver con la suerte. Sino con nosotros. Ningún día puede ser malo cuando podemos hacer algo importante.

Y votar es muy importante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES