martes, 8 de noviembre de 2011

Venezuela sumida en una barbarie de valores

Aquí pasan tantas cosas todos los días, cosas terribles, que ya uno parece como resignado a este ritmo perverso de atropellos y acondicionamiento. Y no puede ser. Desde que este hombre enfermo de poder, inculto, llegó al poder, y no me culpo por ello porque casi cuatro millones de venezolanos hemos sido traicionados, y he pagado con creces haber votado por él en más de casi tres mil columnas, declaraciones y opiniones diversas, hemos sido humillados, insultados, abusados en principios y sentimientos sin piedad alguna. No es hoy que Hugo Chávez dice tonterías ni demuestra esos graves desordenes de personalidad diagnosticados por fuentes autorizadas. Tenga cáncer o no, esté enfermo o no, el problema terrible no es ese, es su mente, es lo que con ella ha destruido, ha “maleado”, ha mutilado, ese daño atroz que nos hará sufrir una Venezuela violenta, vulgar , sumida en una barbarie de valores, despojada de lo mejor de sí para defenderse con la mendicidad y el servilismo. Esto que ya sobrepasa lo nunca imaginado, que defiende a Gadafi y al Chacal, que niega la ayuda humanitaria a otros seres humanos, que insulta mandatarios y se pavonea arrodillando ante si cadetes y marionetas, que se niega a reconocerse a sí mismo en este que hoy le devuelven fotos y pantallas, que compara a Iris Varela con la Madre Teresa de Calcuta, que acusa al “imperio” de su enfermedad, esto terrible que está pasándole a Venezuela, obedece a esta mente llena de complejos y amarguras. Y cuando todo esto termine, cuando este País se atreva a pasar estas páginas, tendrá que reconocer cuanto tiene que ver en este tiempo que nos roban de la libertad y la dignidad de cada uno. Porque esto está en nuestras manos. En las de más ninguno. Ni José Gregorio ni Obama. "Nosotros"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES