sábado, 5 de noviembre de 2011

Ahora es con la Madre Teresa de Calcuta

Exclusivo para mi blog.

Después de obligar como si fuera un soldadito que se arrodilla ante él a José Gregorio Hernández a curarlo, a convertirlo en un ”milagro”, Hugo Chávez ahora utiliza a la Madre Teresa para halagar a Iris Varela en una comparación ofensiva, ridícula.


Y por supuesto, fue tan, pero tan descabellado que la Varela se puso a llorar! Ni ella misma se esperaba semejante atrocidad! Pero no hay que confundir estas salidas de Chávez. Tras ellas siguen las violaciones, los procesos inhumanos, la corrupción y el “modelo socialista” que rechazamos en una elección ganada que el título de “mierda”. Es el mismito militar poderoso y regalón, inculto y pendenciero.


Cáncer o no cáncer, por dentro es el mismito que no puede cambiar. A esta personalidad tocada de graves desórdenes, le resbalan el tiempo y las señales que hoy lo acosan. “Encuevado” cuatro días a la semana, rodeado de edecanes serviles, incultos y deteriorados, utiliza el dinero y el poder goloso, desbordado.


Ya pasó José Gregorio. Después de arrodillarse ante el Cristo de la Grita y todos los que han pasado por este teatro vergonzoso, sigue retando la ignorancia de un pueblo convertido en mendigo, que sigue esperando, la mano extendida, que el inmortal, el “milagro”, el Comandante en jefe de las fuerzas libertarias de la Humanidad, le tire algo.


Un pueblo, como dice Franzel Delgado Senior, siquiatra y buen amigo, que se rinde ante el azar como sigue prendido a la lotería que no gana pero alguno ganó y espera así que le toque a él.


Y esa es la Venezuela que puede creerle que Iris Varela se parece a la Madre Teresa de Calcuta. La que tiene que preocuparnos, la que hay que ayudar. Porque su destino está también al borde del precipicio con las locuras de Hugo Chávez. Que van más allá de un chiste malo.



Hasta el lunes!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES