jueves, 3 de abril de 2014

¡Venezuela preñada de Libertad!

 

Habían, hay y habrán muchas imágenes para detenerse en el doloroso camino de esta lucha desigual, desgarradora y vital. Pero era imposible no detenerse en esta no sólo por su creatividad sino por el sentimiento inmediato que provoca. Felicito de todo corazón a su autor, autora o grupo creativo. Está realizado sobre la tierra madre….la patria húmeda de lágrimas, tantas veces pintada de sangre, tantas veces lavada, sitio seguro para  caer, herido, muerto, torturado. En posición fetal, allí, en el cuerpo seguro de la madre, cubierto con la bandera en la que un loco colocó otra estrella  tantas veces planificada para que Cuba  estuviera allí inventando  entonces una Provincia porque  finalmente no se atrevió. Siguen matando….Siguen engrosando la lista que les esperará en La Haya.
Siguen actuando canallamente, como si no tuvieran  a quien rendir cuentas y en una conducta  indecente y cruel, corruptos y depredadores de almas y cuerpos.
Creen que los cerros no bajan porque los aplauden. Allí están los “gozones” de siempre, los mismos que con armas regaladas y permitidas por el mismo gobierno de prontuarios, aterrorizan y asesinan, están los ignorantes contaminados de esta corrupción viral, pero también está la Venezuela  que llora los muertos, compadece deudos, llora injusticias y espera…..
Esa Venezuela que no se atreve a bajar para concentrarse o tratar de ver a Simonovis o Leopoldo, pero rezan por Venezuela y por ellos. Más allá de la crueldad de  Diosdado con su “echonería” barata, del “endiosamiento” del Maduro o la hipócrita   fisonomía del perfecto  Vielma Mora, o la feroz  e íntima obscuridad de  Aristóbulo, más allá de los gorilas  de los colectivos y la GN , escuadrones de exterminio, está esa “Madre Venezuela”. 
Quieren  matarla para   acabar con la vida del hijo. El hijo se aferra al cuerpo de ella. Dependen, para respirar, uno del otro.
Venezuela no puede, jamás, vivir sin Libertad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES