viernes, 27 de diciembre de 2013

Se cae y no de Maduro. Se cae de ilegítimo....

La preocupación del venezolano
Que cantidad de payasadas y provocaciones. Y tras toda la farsa, la mismita amarga realidad: una Venezuela empobrecida de todo, un pueblo encandilado y confuso, un poder viciado y enfermizo, un “no sé que vendrá”, una primera combatiente empeñada en parecer una guerrillera, un Presidente de una Asamblea acusado y desnudado por canallas que lo conocen bien, allí, pegadito con salivita del impugnado que comienza a sentirse Dios y encontrará ya algún general libertador para identificarse que de una vez aleja, afortunadamente al hombre armonía que fue Sucre porque los bigotes a quien más lo acercan es a Stalin. 

Vuelven a devaluar al pobre Bolívar, mientras lo rezan, alaban, y glorifican con la chabacanería de las flores plásticas. Vuelve a tomar fuerza la partida de nacimiento nunca esclarecida. Y es que es demasiado tentadora, demasiado frágil. Confrontando esto y demostrándolo, se cae y no de Maduro. Se cae de ilegítimo.

Estamos viviendo un instante de nubes….no podemos ver el sol más allá….no sabemos que hacer. El liderazgo tiene que arrancar, que hacerse sentir, que mantener viva a esta oposición dura, recia, que contra todo se manifestó y dejó claro que a Dios gracias, que todavía hay más de medio país comprometido con la lucha y su razón de ser.

Fui a una cauchera y el amigo está cerrando, no tiene dólares para importarlos y aquí no hay materia prima. Mi dentista me tiene esperando por un puente porque no hay pasta…..una amiga queridísima cerró porque no hay materia prima, seguimos sin azúcar después de aquel espectáculo con un difunto como un Dios y una varita mágica jurando ante una Venezuela envenenada que íbamos a ser una potencia azucarera….Como dijo del arroz disfrazado de agricultor con botas hasta las rodillas y como anunció también con la panadería que no llegó a “repartir penes” porque creo que se cuidaba de no alardear porque alguna voz podía irse de boca, pero como construía su fantasía para codearse de “tú a tú” con Cristo y con Bolívar desplazando a Don Quijote.

Mientras el cartel de Miraflores somete, amenaza, insulta, Venezuela sigue sin pollo, sin harina, sin azúcar, sin aceite, la gente sigue peleando por la leche que no se ha vuelto a ver y Madurón sigue caminando entre piedras y “meaos”: quien no me reconozca no entra a Miraflores”.

Nos faltó velocidad: convocar a los casi cinco millones que nos atrevimos a marchar a Miraflores: no te reconocemos y lo que queremos es que tu salgas de Miraflores”. Hay que mover la emoción, no dejarla dormirse otra vez y dar paso a una infinita pesadilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES