viernes, 27 de diciembre de 2013

"Las hallacas son mi vínculo de afecto"


 "Hace 61 años —en medio del exilio político de su padre— la reconocida periodista concibió una sazón para el tradicional plato típico navideño que hasta el sol de hoy tiene miles de adeptos"


"Imagine que al abrir una hallaca sobresalga a la vista una brillante tirita de dulce de lechosa y que, al probarla, usted sienta, simultáneamente, el gusto del consomé de pollo en la masa; el toque espirituoso de la sidra; el sabor del guiso aderezado con aceite de oliva; el ají dulce robándose el show entre los vegetales, y las crocantes almendras blancas salpicadas por las jugosas pasas rubias. Así, más o menos, puede describirse la experiencia gastronómica de un comensal después de abrir y degustar una hallaca concebida por la periodista, locutora y escritora venezolana Isa Dobles, confesa amante de la cocina que, este diciembre, producirá y venderá —por séptimo año consecutivo— un número estimado de 1.800 unidades del esperado plato típico navideño, para una asidua clientela fija, a la que se suman aquellos a quienes siempre se las obsequia, familiares, amigos y personas de bajos recursos a los que no deja privarse de su sazón.

Paladares como los de los gastrónomos Armando Scannone y Ben Amí Fihman han elogiado el talento de Dobles para estas artes. Al igual que colegas suyos como Kico Bautista, Carla Angola y Nelson Bocaranda, quienes promocionan estas creaciones culinarias caseras en sus espacios mediáticos. "Yo les digo que no hablen tanto de mis hallacas porque los clientes van a reventarme el teléfono y ya no me doy abasto", dice, simpática, la otrora conductora de exitosos shows televisivos y radiales como Nosotros Venezuela y Operación Contacto, quien, entre otros proyectos, se encuentra en plena producción de El Caraqueño, un libro a editarse en 2011, que cuenta el encuentro de un joven contemporáneo con el espíritu de Simón Bolívar.

Fuera de la literatura y los medios, la relación de Isa con con las hallacas se remonta a 1949, año en el que su padre, Alejandro Oropeza, quien estuvo tras las rejas por pertenecer a la resistencia política contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez, es exiliado a Costa Rica, donde es nombrado técnico de Las Naciones Unidas para América Latina. Dobles, en compañía de su madre Margot de Oropeza y de su hermana Julieta, encuentra en la cocina una manera de sobrevivir a la inminente crisis económica que embargaba a la familia en tal contexto, un capítulo de su vida que duró 10 años, hasta que la caída de la dictadura, en 1958, le permitió regresar a estas tierras..."

Tomado de La Revista Estampas por PABLO ERNESTO BLANCO | imagen: ANDRÉS MANNER |

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES