jueves, 4 de octubre de 2012

“hay veces, Hugo, que perdiendo…se gana”

Estamos a horas apenas para que este pueblo que te eligió para ser traicionado de la manera más cruel, te lo cobre con votos. Como debe ser en la Democracia.

Más allá de las condiciones de cansancio, decepción, impotencia, que compulsan a los pueblos a reaccionar irrazonablemente cuando se juega su destino, la suerte, que no puede negarse jugó también su papel para que la figura rechazada por siempre, la de golpista, fuera relegada en la decisión colectiva. Casi logras acabar con las vidas del mismo Presidente Pérez y su familia, así, como Jessi Chacón acabara con la del guardia del Canal 8.

Contigo hemos sufrido la destrucción de nuestros valores fundamentales, te hemos visto abrazar delincuentes y encarcelar y agraviar venezolanos decentes, humillar y ofender a diestra y siniestra, y avivar el odio y la venganza quitándole sus propiedades y empresas a otros sin piedad, con el deleite y la provocación obscena de la “sonrisa y el dulce de lechoza”.

Has hecho de Simón Bolívar tu cómplice y tu víctima, profanando sus restos y adulterando la historia que volverá a ser la misma cuando hayas abandonado este poder canalla. Ya Venezuela no soporta más.

En tu incultura y chabacanería trataste de convertir a Venezuela en un cuerpo invertebrado para moldearlo a tu antojo, la mancillaste, la manoseaste, pero no la doblegaste.

Espanta como tu mente llena de fantasías y amarguras insistió en transformarnos como si fuéramos arcilla en otra figura grotesca y descolorida.

Pero no pudiste y hoy vemos como se endurece con el aire de la libertad esa figura que no llegamos a ser por raíces, tradición y coraje.

Ya no te soportamos. Porque cuando lo que está en juego es la vida de nuestros hijos, de nuestros seres queridos, nuestra salud mental, eso que es tan necesario para mas que sobrevivir, crecer en visión de futuro, de autorrealización, no podemos quedarnos sin hacer nada esperando un milagro de los también obstinados santos, tenemos que sacudir temores y peligros para defenderlos porque no es válido sobrevivir si ellos se pierden porque no hiciste nada.

El mundo entero tiene la mirada en Venezuela este domingo. Las reglas de juego siguen siendo puestas por ti, no se acaba de creer que estés dispuesto a asumir una derrota que obligará a entregar cuentas que no se han entregado nunca, que quienes han sido protagonistas de corruptelas y desmanes , cómplices de estos catorce años voraces, inmorales, están en cualquier espacio que impida juzgarlos.

Lo único que puede salvarte es una salida decente. Hay veces, Hugo, que perdiendo….se gana. Y casi siempre es la última oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES