viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Que se le ocurre a usted?

¡Bueno! La verdad es que a estas alturas no podemos tener ninguna duda de que tenemos que nos ponernos las alpargatas porque ya llegó el “joropo!”

Chávez habla con Jauja, y no solo el CNE no hace nada, sino que a su vez reta a la oposición y obliga a lo que Ledezma propuso.

Con la cabeza full de esa fantasía enfermiza de sus características mentales, Chávez, “parapeteado”, sigue mintiéndole al país pregonando cifras inciertas sobre nuestra capacidad productiva, viendo “potencias” en todos los rublos que desde hace bastante ya no solo importamos, sino que escasean y empiezan a aparecer otros paquetes extraños que obligan a sustituir lo que uno consume.

Pero nosotros tenemos que responder de alguna manera, convocar la unidad que es fuerza y ser creativos. Porque lo único que inquita a este régimen es la reacción de nosotros y unidos como un solo cuerpo y con esto no estoy violando la Constitución que bien lo indica, estos haciendo un llamado al ánimo opositor, a esa mayoría que está segura que lo que nos falta es esa voluntad estoica y entusiasta que ha aguantado hasta aquí y que es la que tiene en sus manos el rescate y la defensa de este País que es el que tenemos y del que cada vez más nos quieren alejar a una porción mínima que solo existe en esa mente obsesa de Chávez. Allí tenemos a Argentina. Claro que la diferencia es obvia, allá no se atreve Cristina a tirar tanquetas ni bombas ni empujar mujeres al asfalto ni disparar y los argentinos manifiestan libremente en toda Argentina.

Pero no podemos esperar milagros ni que la justicia “divina” decida ahora o mañana porque para luego será tarde. Lo que está logrando este régimen en el espíritu del país, este agobio, esta depresión, este stress, no nos los quitamos de encima frente a Globovisión amenazado, molido a multas y amenazas, esperando…

Porque cuando Chávez llorando ante el Nazareno, suplicante ante José Gregorio Hernández o el Cristo de la Grita, o danzando con plegarias tribales tocando el tambor, prometía “cambiar” y “ser mejor”, lo que juraba era cambiar de zapatos o de chaqueta o de peinado, que ahora le peinan las patillas afro hacia la cara tal vez para disimular la hinchazón, y ser “mejor actor”, o cantante o animador..

Si algo no podemos es engañarnos a nosotros mismos. Hay que votar y hay que ganar y estar alertas porque hay una realidad inevitable, implacable: hay mucha prisa por concretar el comunismo que una vez como mayoría rechazamos. Y otra tan grave como eso: seguimos siendo la camisa DE FUERZA DE LA DICTADURA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES