viernes, 24 de agosto de 2012

Iván Simonovis. Encontrarse en el respeto y la consideración a otro ser humano

La entrevista con Ivan Simonovis, a través de Bony, su esposa, tocó el alma de todos ustedes que se desbordaron de aliento y cariño para esos venezolanos, incluyo a toda la familia, que ha vivido estos ocho años de angustia y de injusticia. Sólo un capricho de una mente enferma  puede detener el curso de una vida y una familia por obstinación por un capricho del poder.  
Esa respuesta de ustedes a esta entrevista, estoy segura, porque lo siento yo en mi corazón, nos regaló un sentimiento compartido de apoyo, de resistencia y de  reconocimiento que siempre es bienvenido. Y asi nos iremos fortaleciendo en nuestra personalidad para reconstruir   esta Venezuela tan  maltratada  por este hombre enfermo y desbordado.
Hoy, desde Cumaná, donde el Manzanares crecía por las lluvias  implacables se desbordaba, veía ese rostro hinchado, esa respiración forzada,  esa voz que insistía en el mismo discurso y me acordaba de  la tragedia de Vargas cuando en su locura retaba a la Naturaleza. Hoy es el mismo por dentro. Pero por fuera, el tiempo y la perversidad han cobrado sus deudas. Sólo una mente  aquejada de graves desórdenes puede dormir tranquilo con el peso terrible de  sus culpas. Si tu eres feo por dentro en cualquier momento lo demostrará tu cuerpo. Se te verá en la cara traducido en  distorsiones  y señales  porque son más  definitivas que las     apariencias que engañan sólo por poco tiempo. Luis Beltrán Prieto, al que no han podido en este régimen utilizar, decía” “El poder no envilece. Envilece el hombre que lo ostenta y lo usa para el mal. “. Claritoooo!
Iván nos unió en  este momento dramático y esperanzador de  su vida que es la de Venezuela. Se repondrá como lo hará Venezuela. Y pondrá su empeño y todo lo que ha sufrido y vivido, esta lección amarga y cruel, al servicio de Venezuela en su clamor más dolido: la seguridad de nuestros hijos y nietos, de las generaciones por venir.
Yo les agradezco muchísimo sus mensajes. Encontrarse en el respeto y la consideración a otro ser humano, nos  permite crecer. Y esa es la Venezuela que necesitamos.

 
Atahualpa Montes desde USA nos habla sobre Ivan Simonovis

"Querida Isa: hubo algún momento de mi vida profesional, en el que adverse públicamente la posición de este colega, cuando era Director de Seguridad Ciudadana y desde la Alcaldía llevaron a un policía americano para que aplicara en Caracas un sistema que, en Nueva York, había dado magníficos resultados; en ese momento escribí algo en la prensa, criticando el no usar a policías venezolanos, como el mismo Simonovis, en vez de gastarse un realero en alguien que desconocía totalmente nuestra forma de ser y vivir. Como yo lo predije, el genio policial importado por la Alcaldía, fue un fiasco, no por falta de conocimientos si no precisamente, por no tener ni p... idea de lo que son nuestros cerros y nuestros barrios marginales; quizás si hubieran llevado a un policía brasilero, las cosas hubieran resultado mejor, por aquello de las fabelas.
Te relato lo anterior porque he querido que sepas cual fue mi posición en ese momento específico y cuál es ahora.
Ivan Simonovis es un hombre con H mayúscula y merece todo mi respeto y toda mi admiración; yo estuve preso once meses, con sobrada razón, porque era responsable -que no culpable- de haberme alzado y tomado un cuartel (La Planta) junto a otros militares como yo, contra Pérez Jiménez, pero, mi prisión no fue ni de lejos parecida a lo que hoy están sufriendo Iván y los otros colegas. A mí se me siguió un procedimiento de Justicia Militar y termine siendo expulsado del Ejercito pero, no se me mantuvo en ese limbo jurídico con el que han atropellado a estos hombres que, por otra parte, no son ni culpables-ni responsables- de aquello que se ha utilizado para acusarlos.
Este régimen ha sido implacable hasta con las mujeres como la Juez Afiuni, y se ha revolcado de la risa frente al dolor de madres, hijos, esposas y demás familiares, cuando enfila sus baterías contra quienes, como Iván y sus compañeros de prisión, solo han cumplido con el deber que les había sido encomendado por las Leyes.
Ojala puedas hacerle llegar a Iván y sus colegas encarcelados, mi palabra de solidaridad y mis mejores deseos porque esta pesadilla que están viviendo, termine más temprano que tarde.
Un beso para ti, con mi cariño permanente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES