viernes, 17 de agosto de 2012

¿Con Hugo Chávez…cree usted que es posible?

Excelente acto de Capriles en Barinas! El candidato de la unidad ha logrado activar una relación humana interesante y muy esperanzadora. Y no sólo porque es obvio lo que despierta en alegría y entusiasmo contagiosos, sino que refresca en los venezolanos la ilusión de ser venezolano, ver a Henrique ganando paso a paso la fe en un país distinto desterrando el odio y la venganza, la vulgaridad y el irrespeto, es imprescindible para esta psiquis colectiva aquejada de temores y provocaciones. Y es impresionante lo que se escucha, lo que se ve, esa reacción indetenible que sacude a los pueblos desencantados.
El documento de Capriles dirigido a los empleados públicos ha provocado alteraciones en el gobierno. Y tiene que ser así. Porque si hay una población humillada, despóticamente utilizada, es la del funcionario público. Yo he perdido la cuenta de los casos hartos de los maltratos que están esperando su momento para respirar sin asfixiarse en este abuso oficialista. Y es que no hay otra salida para lograr la libertad de ser, de expresase, que con un cambio en la conducta del poder.
Porque Hugo Chávez no va a cambiar. Biológicamente no pude cambiar aunque quisiera. Cuantas veces lo han escuchado insultar lo que él llama “burguesía” que no es otra cosa que la oposición? Cuantas veces lo ha visto iracundo y barato ofender, insultar, menospreciar a los venezolanos que tienen algo, dividiendo e incitando al odio a los que tienen menos? No se sorprendió, o rió, o por lo menos creyó que oía mal y veía peor cuando exigía a su partido buscar votos en los “ricachones y la clase media “Alta”? Cómo diablos esa gente amenazada, utilizada en propósitos personales y militaristas, van a votar por él? Insisto: todos los días, en cada cadena mediática que sólo con aparecer es ya un atropello, en cada declaración, este hombre arriesga la existencia de nuestro País.
Estamos expuestos, vulnerables, ante esta obsesión enfermiza de sus graves desórdenes de personalidad. Se adentró en la ignorancia que nos ha hecho siempre débiles, como una culebra venenosa. Y abrió las puertas a lo más urgido de respuestas, de valores, para adueñarse de lo peor de nosotros. Confundió, permitió, humilló y violó todos derechos y principios.
No va a ser fácil. Pero en el fondo del alma de Venezuela hay una necesidad por llenar: la paz. Y eso sólo se consigue cuando se está en paz con uno mismo.
Con Hugo Chávez…cree usted que es posible?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES