jueves, 23 de septiembre de 2010

El voto lo va a cambiar todo

El mundo entero está pendiente de lo que va a ocurrir este próximo domingo en Venezuela. Ese mismo mundo que tiene a su disposición esta tecnología informativa que nos deja saber en segundos lo que pasa y nos une en las emociones buenas o malas que provocan.
Gran parte de ese mundo conoce ya bien a Hugo Chávez. Sus bufonadas, ese estilo barato y revanchista del hombre que no puede vivir sino conflictivamente, que mientras esperaba que la suerte lo tocara alimentaba su espíritu en complejos, amargura y venganza, han copado esos medios hasta desnudarse de forma irreversible.
Lo que queda conciente y decente, democrático y bondadoso del mundo, comienza, por fin, a entender lo que Venezuela vive. Este próximo domingo culmina una de las más violentas y dramáticas etapas de la barbarie oficialista. A cada momento se instiga a odiar, a armarse, a borrar del mapa, a demoler, a arrasar a la oposición. Mientras en una carrera desesperada de aprueban leyes una tras otra desconocidas para el pueblo, en retahíla vergonzosa y canallesca.
Un CNE servil, arrodillado como todas las instituciones, quiere convencer a los venezolanos de una transparencia que no existe, que solo está en el verbo de Lucena, una de las “guardianas” de Hugo Chávez. Los observadores internacionales debían, y ojalá lo tengan, una comisión que siguiera estos hechos que vienen sucediéndose. Pero contra todo eso, contra las amenazas, los insultos, las vulgaridades, los abusos, la gente. Montones de gente. Quienes han sido utilizados por la mano negra de la limosna o la corrupción, el miedo o los compromisos, esos sucios que se firman a espaldas de la decencia y después son pesos inmensos que sobre los hombros se cargan toda la vida contra uno mismo, todos, serán humillados cualquier día en esta Venezuela de un hombre enloquecido obsesionado por el poder, una personalidad psicopática que no puede cambiar aunque quisiera porque biológicamente le es imposible. Y arriesga el destino de todos los venezolanos.
Hay que estar alertas, listos, unidos. Porque Hugo Chávez ha pasado de la obscuridad de un cuartel rodeado de uniformados contagiados de explosiva intención que planificaron el magnicidio de un presidente constitucional y su familia, a ser reverenciado desde que se levanta, aplaudido por grupos incitados por esta locura, por la ignorancia que todavía es sensible a sus payasadas, su don histriónico y su falta de escrúpulos y no va a querer aceptar el fallo histórico de la voluntad nacional que le arrebate democráticamente una cuota importante de poder y decisión.
Este domingo acuda sin miedo a su mesa de votación. Usted es el dueño de su voto y mas allá es el actor principal de esta lucha que lleva doce años y desde este día puede cambiar por ese voto. Después arreglaremos las cargas en el camino. Lo importante es defender hoy la Venezuela que nos quieren quitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES