viernes, 24 de enero de 2014

Enrique Mendoza



Yo lo conocí diez y siete años después……..Y hoy lo respeto y quiero más.
                                                                           
Comenzaba  mi trabajo en radio y Tv y  él trabajaba en el Congreso  en Relaciones Públicas y ya era copeyano. Quería  que yo lo ayudara con un  guión para el Día de la Juventud. Por supuesto que lo hice. Y desde ese momento aquel muchacho de ojos claros no dejaría de impresionarme jamás. Porque no sólo es un hombre honesto, trabajador y valiente, sino que  es consistente con sus principios y  su apasionado amor por Venezuela, esta Venezuela que a veces no acabamos de entender y que no tiene la culpa de lo que hacemos o dejamos de hacer  los  que  nacemos en ella.

Tras los bastidores de  este drama que hoy vivimos, Enrique ha seguido trabajando  por la libertad y la Democracia a pesar del maltrato de muchos que no lo conocen, o que son parte  de esa jauría siempre lista a  enjuiciar y responsabilizar a otros. Lo he seguido  durante todos estos años y he compartido su esfuerzo y su entusiasmo muchas veces, recorriendo escuelas,  escuchándolo didáctico y lleno de ilusión en su contacto con la gente, atreviéndose a romper esquemas y adversando directa y limpiamente  logros y desilusiones.  Cuando alguno lo condenaba porque no nos había liderado a salir a la calle o  dudaba de su honestidad generalizando opiniones  ligeras, nunca callé la réplica oportuna.  
En estos días leo que está en terapia intensiva por un problema coronario. Y siento una angustia  inmensa. Siempre he esperado que esto que escribo de él él lo sepa. Tengo tiempo sin verlo. La última vez en su pequeña oficina desde la que sigue luchando, aportando, en esa entrega absoluta a Venezuela. Nunca se ha cuidado…así como lo vimos metido hasta la cintura en pantano  ayudando a su gente, nunca ha tenido dudas cuando se trata de ayudar.
El corazón se resiente. Y yo espero  que todo salga bien. Porque Enrique le hace falta a Venezuela.  Esta Venezuela caníbal que se come a sus hombres valiosos lo necesita en su puesto de lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES