viernes, 14 de diciembre de 2012

Un 17 de Diciembre........

Simón Bolivar…el Libertador
¿Que une a estos hombres hoy, en Diciembre del 2012, en este año del siglo XXI? Precisamente la tragedia de su fin. El 17 de Diciembre de 1830 muere el Libertador, el caraqueño Simón Bolívar en San Pedro Alejandrino y tras sufrir   durante casi toda su vida de tuberculosis  bajo los cuidados del Dr. Alejandro Prospero Reverand.

Nació rico…y murió pobre. Amó mucho. Y murió solo. Pero lo que fue capaz de hacer en la  corta existencia humana que vivió , y en aquellos tiempos sin  posibilidad de    despertar la emoción  inmediata, de llevar hasta los pueblos que liberaba  su pasión y sus logros o derrotas, sus sentimientos, se agigantaría por la lucha  indomable por los principios  de la libertad y la dignidad.

Esa figura, ese legado, ese compromiso, lo convirtió en símbolo, en ejemplo, y sufre la más  miserable arremetida de los déspotas que lo utilizan y moldean a su antojo para  engrandecer su propia figura despojada de sus virtudes históricas.
Juan VIcente Gómez….el dictador

Así, el dictador Juan Vicente Gómez, que  mutila las  esperanzas de Venezuela por largos 47 años, muere el 17 de Diciembre enterrado ya por el ímpetu de una generación   que valientemente compulsaba  el destino anhelado.
Cuentan unos que se escondió la verdad alargando la hora de su muerte para ajustarla a la misma que  la que expirara el caraqueño en Santa Marta. Hugo Chávez  ha ido mucho más allá.  

Hugo Chávez………dígalo usted!

Se ha hecho un molde de Simón Bolívar a su medida. Ha profanado  sus restos y  ha querido cambiar  el criterio libertario por el servilismo, la obediencia y el deshonor en la usurpación  truculenta y vil.
Y llega a este Diciembre del 2012 en una isla, con un poder que  ya no importa, con un  destino inconcluso pendiendo sobre sus botones y estrellas, mojando sus botas con lágrimas de un pueblo  todavía cándido en su ignorancia, contenido en su impotencia…
Este 16, un día anterior al fin de Bolívar, al del dictador Gomez, y no puede sino  acallar  la  ansiedad angustiosa por esta coincidencia que  incitará la superstición, nublará la razón y profundizará el temor morboso  de un pueblo agobiado.  ¿Quien se venga? ¿Bolívar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES