domingo, 9 de enero de 2011

Declaraciones de Insulza sacaron de sus casillas a Chávez

Por supuesto que las declaraciones del Secretario de la OEA sacaron de sus casillas a Hugo Chávez.
Estaba acostumbrado a que Insulza fuera ciego, sordo y mudo ante sus desatinos y vulgaridades contra todo y todos. Pero estas recientes atrocidades en violaciones constitucionales y abusos de poder, sin contar el constante agravio a personajes y venezolanos en general, provocaron una reacción que no podía ignorarlos, porque no es que esta Ley Habilitante viole la Carta Democrática, es que es la Democracia misma la que es agredida y atropellada y el papelón del organismo internacional no soporta ya otras indolencias que aumenten las críticas y desconfianza contra su misma existencia.

Entonces lo que se les ocurre es acusar al Secretario de encabezar la oposición obedeciendo órdenes de los Estados Unidos. Pero es que ya los únicos engañados son los que quieren serlo. Se acabó “el embrujo”. Aún los “socios” del proyecto saben quién es, es astuto, tiene dólares, petróleo que utiliza estratégicamente, y poder.

Un poder que se creía absoluto. Pero he aquí que no. Este 2011 lo recibe con diputados opositores en el Congreso que a pesar de las leyes de rapiña y las amenazas e insultos como es la vociferante incitación a la violencia con la consigna de “triturarlos” y minimizar su gestión, fueron llevados por la voluntad nacional que se manifestó contra su mandato.
Que Insulza reacciones es lo justo. Lo oportuno y lo obligado. La democracia tiene que tener en la OEA dolientes porque ya no puede permanecer muerta ante su deber y razón de existir. Es vergonzosa la indiferencia y el silencio cómplice de los demócratas que responden a sus intereses ignorando sus compromisos con ella. ¿Con qué autoridad moral hablan a sus pueblos de la Democracia cuando no son capaces de reclamarla cuando se viola, cuando se agrede?

Ya quisiera yo ver al pueblo argentino, chileno o brasileño calándose las cadenas mediáticas, los insultos, las relaciones internacionales cómplices del autoritarismo, la corrupción y el militarismo desenfrenado, degradado en su condición de servidor y garante de la libertad y el honor.

Venezuela no es la misma. Ya empieza otro año, con representantes en el congreso, es bastante aunque no suficiente. Yo siento que nos hace falta demostrar y demostrarnos ese ardor por cambiar esta pesadilla que es una realidad que se le hace agobiante y causa ira y temor a Hugo Chávez.
Que aunque no quiera verlo, encerrado en su fantasía enfermiza, comienza a escocerle la soberbia característica de esa personalidad de graves desórdenes que no puede controlar.
Insulza tiene que enfrentar esa ligereza, ese servilismo hipócrita de quienes hoy no han dado siquiera señales de alarma por esta degradación y atropello a la libertad y la esperanza del pueblo venezolano que ya ratificó su deseo de cambio en una mayoría que atormenta y enfurece a los que obedecen todavía las ordenes que les humillan.
Venezuela no está sola. Está con ella misma. Y sabe qué hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES