domingo, 9 de marzo de 2014

Nicolás tú no tienes perdón, aunque reces el "Yo, Pecador..."

 
Por mi culpa. Por mi culpa, por mi grandísima culpa caen   
mujeres, ancianos, jóvenes y niños 
sobre el suelo de esta Patria 
que el “Comandante infinito” puso en mis manos..
 
"Yo, pecador"...

“Yo, pecador me confieso a Dios todopoderoso
a la bienaventurada siempre Virgen María,
al  los bienaventurados san Juan Bautista, Y San Miguel Arcángel
a los santos Apóstoles  San Pedro y  San Pablo,
a todos los santos, y a vosotros, hermanos,
que pequé gravemente con el pensamiento, palabra y obra;
por mi culpa, por mi culpa, por mi gravísima culpa.”

Te pongo, Maduro el “Yo pecador” porque estoy segura que no  te lo  sabes y es una oración que te viene “al  pelo” por si “algo” inquietara tu mente cuando “duermes como un niño”. No creo que  ninguno de los “aludidos” vaya a escucharte siquiera porque a ellos no les llegan  los gases como para  nublarles   la vista para no ver lo que pasa abajo, sobre el suelo sangriento de Venezuela, eso pasa con los Santos que no necesitan ver, lo sienten, lo saben…

Y espero que lo reces con honestidad, porque  a ellos no los puedes  engañar y ya sabemos que hay una justicia “divina” que actúa sobre nosotros…

Una cosa es el “poder” que se impone sobre el hombre por terror, por dinero, por complicidad por intereses…otro, el Divino.   Tú lo sabes. Y, si lo sabes!  

A mí me importa un pito, y tengo que ser sincera que duermas o no duermas. Lo que me importa es que reconozcas  lo que has hecho  con nosotros, ordenando tus fuerzas armadas de terror y tus grupos apadrinados por tu torpeza y maldad, a  atacar secuestrando, hiriendo, matando, desapareciendo, venezolanos, muchachos naciendo a sus sueños truncados por  venganzas personales y un código pervertido  militar servil y cobarde. 

Todas estas  acciones contra  los derechos humanos  , que afortunadamente no prescriben, con solo una orden tuya se detienen. Vas a dejar una Venezuela  desolada,  familias divididas, almas destrozadas por la barbarie y la injusticia, empobrecida en tierras y sentimientos. Has incrementado la pobreza , la que nos hace a todos, chavistas o no, recorrer anaqueles vacíos  de mercados y farmacias y llorar sobre los cuerpos de nuestros seres queridos que ves como objetivos y no como seres humanos, mientras asciendes post morten a quienes los matan y torturas a los que luchan. Instigas a ese odio en cada palabra, cada gesto, con enfermizo deleite.

Allí está el “yo pecador”. Pones las manos así, como en esa foto calculada para engañar al mundo y enardecer  a tus seguidores    y lo rezas. A ver si te perdonan. Nosotros aquí, te lo digo de verdad…no podemos.   Tú no tienes perdón. Pero como vas, se te va a cumplir otro sueño. Te vas encontrar con el difunto.   

¡Ayyyy, Nicolás!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES