miércoles, 4 de abril de 2012

¡Ábranles camino a los hombres de bien!

“El cuerpo de Aguilarte Gámez fue trasladado a Barinas en un avión de la Aviación Militar Bolivariana desde la Base Aérea El Libertador, en Palo Negro, estado Aragua. Será velado en su casa materna, en el municipio Rojas, parroquia Libertad de Barinas, donde recibirá los homenajes póstumos y será sepultado en el mausoleo donde descansa su abuelo, como fue su voluntad en vida.” Para cerrar este hecho, el gobernador de Aragua escribió en su cuenta de Twitter: “Hace momentos falleció el camarada Jesús Aguilarte, ex gobernador de Apure. Nuestro pésame a familiares y amigos: Hasta la victoria, Jesús”. La verdad es que esta cursilería típica del chavismo, confunde. Porque si alguno tiene enredado el camino para llegar a Jesús es este amigo cercano de Hugo Chávez, cuestionado, acusado, involucrado en un prontuario peligroso y exorbitante de lo más condenado por la sociedad y la ´ética y fulminado de forma espantosa por sicarios :” Tres certeros disparos en la cara, uno en el ojo izquierdo. ¿Hasta dónde llegó? otro en la mandíbula y en el rostro, y otro el más chaflanado, fue recorriendo los órganos y causando trombos y desastres… para completar los 4 disparos, el extra en el abdomen, que lo mantuvieron entre la vida y la muerte una semana y dos días. ¿Cállate o muérete? Esa enorme humanidad, casi 2 metros… no pudo superar las múltiples consecuencias de tal agresión propinada por un par de sicarios, que parsimoniosos se bajaron de una moto jaguar, el sábado pasado a las 2 y media de la tarde, mientras el ex gobernador masticaba un pollo frito con papitas y ensalada de repollo con su joven y rutilante esposa.” Este caso, sombrío, aterrador, vuelva a estremecer esa angustia que levita sobre cada uno y queremos pasarlo por alto para no permitir que eso viscoso, terrible, que lo instala en esta historia que asesinos, mafiosos, escriben sin piedad , nos toque. Pero está allí. Lo que nunca imaginamos podía ser lo cotidiano, las lágrimas calladas y ocultas de una sociedad espantada, agobiada de dolor, de impotencia, quieren ser de felicidad, de alegría, de esperanzas. No puede ser que en Venezuela, la tierra de nuestros padres y nuestros hijos, hombres sin conciencia, sin decencia, pero sin honor, se revuelquen en la corrupción y la vileza justificadas por un poder que han ganado por la ignorancia y la traición.
Ya está bueno de hablar idioteces y pendejadas! Saquen a Jesús de su discurso!
¡Ábranles camino a los hombres de bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES