lunes, 18 de julio de 2011

“El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, visita este viernes en Caracas al mandatario Hugo Chávez, recientemente operado de un tumor canceroso, para desearle “como amigo” una pronta recuperación y para garantizarle su deseo de incrementar la cooperación bilateral.”

“Hugo Chávez viajará a Cuba para someterse a quimioterapia”
El mandatario venezolano dijo que continuará con “la segunda etapa de este proceso lento y complejo de recuperación” “Mi señor Jesucristo me ha inspirado la humildad y el pueblo soberano ha acuñado en mi la convicción de que necesario es vivir y necesario es vencer. Viviremos y venceremos”, afirmó el Gobernante al concluir la carta.”

“Chávez seguirá quimioterapia en La Habana” “El presidente Chávez pide permiso para hacerse quimioterapia en Cuba “El presidente Hugo Chávez anunció el viernes que solicitará a la Asamblea Nacional una “autorización legislativa” para viajar a La Habana y seguir su tratamiento por el cáncer.
La prensa internacional sigue la telenovela, capítulo a capítulo. Un hombre violento, prepotente, mentiroso, que se valía del poder absoluto para insultar, amenazar, agraviar, violar leyes y principios, hoy solicita a su Asamblea, la que posee fraudulentamente en unas elecciones manipuladas para lograr que la mayoría de votos no resultara triunfante sino la división que había estructurado en los municipios, hoy solicita “humildemente” permiso para viajar.
Rompiendo todas las normas constitucionales gobernó desde Cuba desafiando a un país paralelo a su fantasía enfermiza. Él vive su novela, arrastra el delirio de sus seguidores que se conmueven alienados por el guión astutamente escrito en enardecimiento, en histerismo, los lacayos del poder en corte mansa.

La Venezuela paralela, la otra, la de la realidad pasiva y expectante, ansiosa y angustiada o rabiosa, enfrenta lo que ya no la asombra siquiera, como si no encontrara fuerzas para rebatir la pesadilla.

Oswaldo Álvarez Paz es sacado del juego electoral con una sentencia de dos años porque se atrevió a opinar. Enrique Capriles Radonski, otro candidato a las primarias democráticas, es acusado delictualmente en un caso forjado como siempre; María Teresa Castillo, uno de los patrimonios más importantes si no el más, de la cultura venezolana, es insultada, vejada por un despreciable personaje de la tv arrodillada ante el poder, otra herida desgarradora al alma de esta Venezuela mutilada en sus valores y sus sentimientos. Los Comisarios presos hace años siguen cayendo uno a uno por dolencias, uno, Forero, es diagnosticado con un cáncer de próstata. Pide facilidades para activar su tratamiento. Pero tiene que esperar.
Lo más importante es lo que dirá el actor de la telenovela, otra vez “ungido” eclesiásticamente, declarando con las manos unidas y mirada al cielo, que seguía siendo el monaguillo de antes.
Los líderes de la cárcel que enfrentaron a la Guardia Nacional llenando titulares de horror, huyen con los efectivos cercando el lugar, así como estaban también cuando llenaron la prisión de armas y drogas. Y el actor de la telenovela sigue frente a las cámaras cantando, rezando, ordenando, manipulando a un pueblo ignorante. Manso.
Dos Venezuelas por caminos distintos. Dolorosamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comentario.

ISA DOBLES